José Daniel Ferrer y más de 40 activistas de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) cumplen 15 días en huelga de hambre. La policía política recrudece el cerco policial y la represión hacia los activistas, pero también crece la ola de solidaridad entre cubanos.

La empatía generada por el Movimiento San Isidro ha levantado una ola de solidaridad hacia la oposición, pero aún es insuficiente. Esta vez se han sumado a la solidaridad varias figuras públicas que no solían acercarse a la oposición.

Te puede interesar

En Miami, este sábado se hizo una vigilia en el malecón de la Ermita de la Caridad, donde se reunieron cubanos en el exilio e integrantes del Movimiento San Isidro en Miami "para exigir a la dictadura cubana que retiren el cerco que tienen a la sede de la UNPACU".

Durante el evento se repartieron velas y listones amarillos con la medida de la base de la Virgen de la Caridad del Cobre, "en representación de protección ante el combate", que solían usar los mambises en el siglo XIX en la isla.

Embed

Un video titulado "Flores y soles por la UNPACU", grabado en Miami, circula por las redes para mostrar al mundo por qué cada vez más cubanos alzan la voz en contra del régimen que permanece en el poder desde 1959. Entre girasoles, varios cubanos leen poemas y recuerdan la distancia a la que el régimen ha sentenciado a familias y amigos. Muchos no han podido regresar a Cuba, o han sido desterrados, y otros ni siquiera han logrado despedirse de sus padres.

Embed

Desde México el cantante Pancho Céspedes se unió a un ayuno solidario por la UNPACU, siguiendo una iniciativa lanzada por la cubana Deborah Bruguera desde Italia.

Deborah quiso poner el cuerpo desde la distancia para representar su dolor como emigrada. Con su gesto simbólico inspiró a otros a solidarizarse con los huelguistas de la UNPACU. "Crear la iniciativa de 72 horas de huelga de hambre fue una consecuencia de un acumular de situaciones que me afectaron sobremanera en los últimos días", dijo a DIARIO DE CUBA.

"Aprovecho para agradecer a todos los que se unieron y que hoy siguen tomando esta iniciativa como suya, que fue la idea original: crear una acción que proviniera desde fuera de la Isla para acompañar a quienes sufren violencia política dentro, razón por la que la llamé #YoEstoyDentro, porque así me sentí, dentro no solo en alma sino en cuerpo", dijo la productora, que ayunó por tres días para apoyar los huelguistas.

"Es imperativo pedir que se disuelva el cerco represivo ante la sede de la UNPACU y ofrecer solidaridad a los huelguistas que están sintiendo el peso del odio político", expresó.

"Estamos hablando de un cerco que impide que sean alimentados y se le ofrezcan medicamentos a ciudadanos (de cualquier color político) en extrema pobreza, de los que el Estado cubano no se ocupa directamente", señaló en relación a la labor comunitaria que realiza la UNPACU dando alimentos a los más desfavorecidos.

"El 16 de marzo secuestran a mi hermana (Tania Bruguera), de la cual no supe nada por seis horas; dos días después no dejan entrar a Karla Pérez a Cuba, la situación de Carolina Barrero, y al pasar de otro par de días, veo un video donde se denuncia (y se ve) la violencia contra niños y ancianos ante la sede de la UNPACU. Esto colmó el vaso. Esa noche no pude dormir y solo pensaba en esas personas tan vulnerables, y en quienes se encontraban en huelga de hambre, personas que simplemente ayudaban al prójimo."

"Sentía que era sumamente importante apoyarlos porque estaban sintiendo, aun en huelga, el peso de la violencia política", dijo Deborah.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fjdanielferrer%2Fstatus%2F1378375809950486528

Una de las personas que se unió a esta iniciativa de ayuno por 72 horas fue la curadora Anamely Ramos, miembro del Movimiento San Isidro (MSI) y una de las acuarteladas el pasado noviembre. "Para mí es muy importante apoyar a la UNPACU, primero por una cuestión humana básica: son personas que están muriendo y son personas que no merecen morir", señaló a DIARIO DE CUBA desde México.

"Ellos lo único que están exigiendo es ejercer la solidaridad. Llevar a cabo esa labor humanitaria que ellos realizan entregando medicamentos y alimentos a las personas más necesitadas. Eso no puede ser criminalizado. Y es lo que está sucediendo", señaló.

"Apoyo su demanda fundamental de que retiren el cerco policial y le dejen continuar con su labor comunitaria. Por eso los apoyo, porque respeto y creo en esa labor", destacó Anamely.

La activista opina que este tipo de proyectos generan comunidad, empatía y empoderamiento social: "Los cubanos necesitamos acabar de entender que como ciudadanos tenemos un poder; que tal vez ellos (las autoridades) nos vejan diariamente, pero el hecho de que ellos hagan eso no quiere decir que nosotros no tengamos ese poder".

"Y no quiere decir que nosotros no podamos ejercer cada día más ese poder, aunque el precio sea exponer nuestros cuerpos. Pero la dignidad tiene un precio. Y la libertad también". No podemos perder "la sensibilidad hacia otro ser humano y hacia la vida de uno y de los demás", declaró.

"Ese Estado es nuestro principal enemigo, porque lo único que le interesa es mantener su poder al costo que sea necesario, incluso a costa de la vida de sus ciudadanos. Y cuando digo ‘vida’ literalmente y digo ‘vida’ en un sentido más amplio de la palabra. Porque vivir no es sobrevivir, y los cubanos nos hemos acostumbrado a sobrevivir, y no podemos seguir sobreviviendo. Tenemos que vivir, porque lo merecemos y lo necesitamos", sentenció.

La empatía generada por el MSI, y quienes se acuartelaron en su sede en noviembre de 2020, ha levantado una ola de solidaridad hacia la oposición en Cuba. Los activistas consiguieron llegar a los titulares de medio mundo y abrieron un camino por donde han entrado los artistas. El grupo 27N, el lanzamiento de la canción "Patria y Vida", y otras canciones y reacciones han surgido tras la chispa que encendió el MSI.

La sociedad civil cubana cada vez diluye más los límites entre pueblo, oposición, y exilio. Por eso una de las etiquetas que en redes sociales acompaña al apoyo a la UNPACU es #TodosSomosUno.

Anamely celebra que cada vez más los artistas se pronuncien en estos casos, "pero sigue siendo insuficiente. Tienen que sumarse más personas y tiene que aumentar la rapidez con que reaccionamos ante esos grados tan altos de injusticias", señaló la activista.

"No podemos esperar a que empiecen las huelgas de hambre para preocuparnos por esas arbitrariedades que se cometen a diario y que están en las redes y en los medios independientes", alertó.

¿Por qué hay que solidarizarse con la UNPACU ahora? Para devolver el gesto a quienes hacen de la solidaridad una forma de activismo, con proyectos comunitarios y acciones para ayudar a quienes el Estado cubano ha dejado desamparados. Es urgente ejercer la empatía. Hay vidas en peligro.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.43%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.95%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.62%
26980 votos

Las Más Leídas