MADRID.- Dos días después de ser destituido como jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont se encuentra desaparecido. Según informaciones de prensa, puso rumbo a Bruselas con otros miembros de su Ejecutivo, todos ellos cesados por Madrid. Pero de momento nadie los ha visto ni hay confirmación oficial de ese viaje.

El exmandatario, que capitaneó el proceso independentista en Cataluña desde hace dos años, se ha convertido en el protagonista de una especie de thriller político. Hoy, comenzó el día dando los "buenos días" (bon día, en catalán) en Instagram junto a una inquietante fotografía que fue difundida en medios y redes sociales.

La imagen, con un cielo azul y algunas nubes blancas, parecía tomada desde el Palacio de la Generalitat, sede del Gobierno catalán en Barcelona. En apenas unos minutos, periodistas comparaban en directo en televisión el cielo de la capital catalana con el de la foto para tratar de comprobar si había sido tomada en ese lugar.

¿Estaba el expresident en el edificio? No. Solo jugaba al despiste. En las últimas semanas, las autoridades catalanas se han movido en el terreno de la ambigüedad con el fin de evitar posibles consecuencias penales en pleno desafío soberanista al Estado español.

El viernes, el Parlamento catalán aprobó una resolución para crear una "república" catalana independiente, pero no se votó una fórmula contundente, sino que ésta se incluyó en la parte expositiva. "¿Se ha declarado o no la independencia?", se preguntaban algunos catalanes.

Ahora, no se sabe con certeza si Puigdemont huye de la Justicia ni si tiene previsto pedir asilo político.

Hoy, mientras el fiscal general del Estado anunciaba públicamente una querella contra él y otros excargos públicos catalanes por delitos de rebelión, sedición y malversación, todos ellos penados con prisión, aparecían las primeras informaciones en los medios sobre un posible viaje del ex mandatario catalán a Bruselas.

Algunos medios aseguraron que viajó en vehículo desde Cataluña hasta Marsella (Francia) y que allí tomó un avión hasta la capital europea.

"No podemos confirmarlo ni desmentirlo", expresaron a dpa fuentes de la formación política de Puigdemont, el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT). "No comentamos la agenda privada de una persona privada", dijeron desde La Moncloa, en Madrid.

¿Dónde está Puigdemont? La pregunta del día era respondida con evasivas y hermetismo entre la gente que hasta hace dos días formaba parte de su equipo, en su propio partido y en el entorno independentista. "No sabemos", "no podemos confirmarlo", "podría ser un bulo (mentira)", eran algunas de las respuestas.

"Puigdemont está en Bruselas 'en un entorno discreto y seguro' confirman fuentes de la Generalitat (Gobierno catalán) Le acompañan algunos consejeros. Hablará mañana", escribió en Twitter Xavi Coral, corresponsal de la televisión pública en Bruselas.

bruselas.jpg
Carles Puigdemont, expresidente del Gobierno catalán, y los cinco exconsejeros que han viajado con él a Bruselas desde Marsella (Francia).
Carles Puigdemont, expresidente del Gobierno catalán, y los cinco exconsejeros que han viajado con él a Bruselas desde Marsella (Francia).

Los principales medios españoles, y también algunos de otros países, apostaron a sus corresponsales en lugares como la oficina de Cataluña en Bruselas, la única de la Administración catalana que permanece abierta fuera de España tras las medidas decretadas por Madrid para parar los planes independentistas de Puigdemont.

"Estamos todos buscándole como locos, pero sin éxito", dijo a dpa una periodista española afincada en Bruselas. "Estamos encontrando un hermetismo tremendo en todos los órganos oficiales, desde el Gobierno hasta los partidos. Todos dicen no saber nada", explicaba.

Algunos diarios informaron de una posible comparecencia del exjefe del Gobierno catalán desde Bélgica, sin concretar fecha, hora, lugar o formato. Otros, como la cadena de televisión española La Sexta, informaron de que tiene previsto pedir asilo político al país.

El secretario de Estado de Asilo y Migración belga, Theo Francken, le ofreció esta opción el domingo, pero el primer ministro de ese país, Charles Michel, lo descartó de inmediato.

Desde el partido nacionalista flamenco N-VA aseguraron este lunes que no invitaron a Bélgica a Puigdemont. "Si está en Bruselas, seguro que no es por invitación" del N-VA, dijo el portavoz de la formación, Joachim Pohlmann, citado por la agencia de noticias belga.

En España, el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy aseguró que el supuesto viaje del líder catalán es una "muestra de desesperación" y un "desatino".

Desde las filas independentistas, algunos hablaron ya de exilio. "El presidente de la República exiliado es una denuncia contra España frente a los estamentos europeos, internacionales y para conservar la dignidad del 1 de octubre", expresó en Twitter el músico y exdiputado independentista catalán Lluís Llach.

FUENTE: dpa/Ana Lázaro Verde

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario