QUITO.- Ecuador ha establecido contacto con el asistente legal designado por el fundador de Wikileaks, Julian Assange, en el proceso de búsqueda de una salida a su situación de asilado en su Embajada en Londres, reveló este martes el canciller, José Valencia.

"Nosotros preferimos ir en un ritmo adecuado de trabajo, hemos establecido ya contacto con el procurador designado y continuaremos con él haciéndole llegar nuestros planteamientos", manifestó el ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana en una entrevista con Efe.

Valencia aclaró que tras seis años de asilo en la Embajada, a lo largo de los cuales ha habido múltiples letrados que representaron a Assange, recientemente éste designó a uno particular, del que ya "hemos recibido insumos, ideas, planteamientos que, por supuesto, van a ser considerados por nuestro país".

"Hemos manifestado que había varios representantes legales que en algún punto habían intervenido en el nombre del señor Assange en todo este caso. Son seis años, una serie de eventos y le pedimos tener una designación específica que ha sido ya comunicada", argumentó el jefe de la diplomacia ecuatoriana.

Pese a ser una cuestión que el país andino considera un asunto humanitario relevante y que despierta enorme interés internacional, en la última visita del presidente, Lenín Moreno, al Reino Unido no se analizó con las autoridades británicas, puntualizó Valencia, al asegurar que "no tenía nada que ver con las agendas de trabajo".

Precisó, sin embargo, que continúan las conversaciones entre las tres partes involucradas que reiteró, son el Estado ecuatoriano, el Reino Unido y el propio Assange y su cuerpo de asesoría legal.

El activista era requerido desde 2010 por las autoridades suecas debido a las acusaciones de dos mujeres por violación y que el involucrado niega, pero Suecia archivó la causa al no poder avanzar en la investigación.

Aun así, sigue bajo asilo por temor a que sea arrestado por las autoridades británicas y deportado a EEUU, donde presume que podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial.

Ante eventuales propuestas de terceras partes o países para brindar asilo al activista australiano, el canciller manifestó no tener conocimiento de las mismas y fue tajante al recalcar: "No creemos que sea un asunto en el que otras partes puedan intervenir de manera directa".

Valencia rehusó pronunciarse sobre las condiciones de salud del fundador de Wikileaks, pero dijo que "evidentemente es una preocupación de todos" el hecho de que lleve seis años "recluido e una oficina que no tiene las facilidades para ser una vivienda".

Tampoco quiso manifestarse acerca de las gestiones realizadas por su antecesora en el cargo, María Fernanda Espinosa, próxima presidenta de la Asamblea General de la ONU, que posibilitaron la nacionalización de Assange como ecuatoriano a finales de 2017.

Ese trámite, según reconocieron las autoridades, tuvo por objetivo buscar solucionar su situación a través de un estatus diplomático, gestión que resultó infructuosa.

"Cuando se buscaba una salida se consideró esa posibilidad de la nacionalización", dijo al subrayar que Assange no tiene un cargo diplomático en la Embajada.

El caso Assange "es un asunto complejo donde hay una serie de elementos legales, de hechos que configuran una problemática cuya resolución no es sencilla y por tanto, si queremos una buena resolución, hay que dar los pasos de manera acordada entre las partes", concluyó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que existen las condiciones para que el gobierno de Donald Trump otorgue el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los venezolanos en EEUU?

Las Más Leídas