El exespía británico Christopher Steele, que escribió un informe con datos sin verificar que acusaba a Donald Trump de "vínculos" con Rusia, declaró el miércoles en una Tribunal de Justicia que no esperaba que ese material, compilado en 2016 y usado para abrir investigaciones contra el presidente estadounidense, llegara a ser público.

Steele aseguró ante la Alta Corte de Justicia de Londres, donde enfrenta un juicio por difamación, que hubiera hecho "todo lo posible" para que esas informaciones no fuesen divulgadas por el sitio internet BuzzFeed, si lo hubiera sabido con anterioridad.

Te puede interesar

La publicación de ese "informe Steele" una vez que Trump ganó las elecciones, y a tan solo diez días de asumir el poder, en enero de 2017, provocó escándalo, y la oposición demócrata se apresuró a pedir investigaciones.

Demócratas financiaron investigación

Posteriormente se supo que fue el propio Partido Demócrata el que financió esa compilación de datos sin corroboración de fuentes fiables, para intentar torpedear la campaña de Trump, que contra todas las previsiones derrotó a la demócrata Hillary Clinton.

Steele es objeto de una demanda por difamación por parte del empresario nacido en Rusia Aleksej Gubarev, que tiene inversiones en compañías de acceso a internet en toda Europa, y que ya perdió una demanda en Miami en diciembre de 2018 contra el sitio BuzzFeed, que publicó las informaciones sin corroborar de acuerdo a la información surgida en la demanda.

Gubarev aparece mencionado en "dosier Steele.

"Nuestro negocio depende de la confidencialidad de nuestros clientes y fuentes. Si estos son expuestos a la luz pública, nadie contactará a Orbis para realizar trabajos discretos", explicó Steel en alusión a la empresa de inteligencia privada que fundó tras su paso por el espionaje británicos.

Parte del dosier Steele fue utilizado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) para pedir ante un juez autorización para espiar a miembros de la campaña de Trump empleando informaciones que no eran verificables.

Según ha descubierto el Departamento de Justicia estadounidense, el FBI ocultó al juez que esas informaciones sin verificar, que incluían supuestos servicios de prostitutas para Trump en Moscú, habían sido pagadas por el Partido Demócrata.

Tras la investidura de Trump, y después de que el mandatario despidiera al entonces jefe del FBI, James Comey, el Departamento de Justicia nombró a un fiscal especial, Robert Mueller, que investigó durante dos años la campaña de Trump y sus contactos con Rusia, sin hallar pruebas. La investigación costó millones de dólares a los contribuyentes estadounidenses.

El "dosier Steele" también fue utilizado como referencia durante esa investigación, lo que provocó la indignación de Trump y de sus defensores republicanos.

Steele reconoció ante la justicia británica que sabía que parte de sus informaciones eran "inverificables".

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas