domingo 26  de  mayo 2024
Genocidio

La guerra en Ucrania se alarga y con ella la masacre

La humanidad mira perpleja cómo el ejército ruso arrasa con el país vecino y mata sin piedad, mientras Occidente continúa barajando la situación para evitar una confrontación de proporciones desconocidas
Diario las Américas | YOANDY CASTAÑEDA LORENZO
Por YOANDY CASTAÑEDA LORENZO

Dijo el estadista padre cofundador de Estados Unidos John Adams: “Grande es la culpa de una guerra innecesaria”, y en medio de estos escenarios la debacle le guiña un ojo a la humanidad y la seduce con un halo de destrucción, adjunta a la vestimenta de la masacre.

A dos meses de la brutal invasión de Rusia a Ucrania muchos se preguntan ¿Conducen a algún sitio los delirios nacionalistas de Putin? ¿Estamos más cerca de final o solo es un preámbulo del sufrimiento venidero?

EE. UU. y Europa advierten que la nueva fase de la guerra en Ucrania será larga. La misma plantea un desafío a Joe Biden, quien debe mantener la movilización y la unidad de Occidente a lo largo de este tiempo contra Rusia.

"Debemos armarnos para un largo combate", señaló el presidente estadounidense durante su visita a Polonia.

En conversación con DIARIO LAS AMERICAS, el coronel de Fuerzas Especiales del Ejército de EE. UU., Arthur Garffer, estratega militar y experto en Seguridad Nacional, sentenció: “El conflicto va a durar varios meses, o sea de cuatro a 12 más. En esta invasión, donde Rusia se ha visto plagada de fallas tácticas y operativas, debido a la falta de un plan estratégico coherente, va a sufrir muchos más reveses en el campo de batalla, lo que conducirá a un esfuerzo militar estancado. La fuerza ucraniana, con su defensa en profundidad y agilidad ofensiva infligirá más pérdidas al Kremlin, degradando una vez más su capacidad de maniobra”.

Después añadió: “Es importante notar que las fuerzas rusas pelean bajo una doctrina muy rígida, restringiendo su movilidad y flexibilidad para enfrentarse a los ucranianos. Esta doctrina rusa data de 1945 bajo el mariscal Gregory Zhukov y no ha evolucionado. Los mismos errores de aquel entonces, bajo Zhukov, se ven hoy en día en el desplazamiento y empleo de las ofensivas. En adición, los ataques efectuados desde territorio bielorruso, últimamente, podría crear otra frente de conflicto específicamente con la OTAN”

Como resultado de estos fiascos y la búsqueda irracional de cierto golpe de impacto que alimente egos desde el punto de vista psicológico, Garffer agregó: “A la vez, lo que propulsa a Putin ahora no es que Ucrania se vuelva parte de la esfera rusa. Es meramente tener alguna victoria para poder apaciguar la creciente voz de los detractores en el Kremlin”

De hecho, a pesar de los fracasos y los miles de muertos, Putin insiste en el cumplimiento de los supuestos objetivos.

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que “la operación continúa según el plan”, mientras trasciende la orden de no asaltar el último reducto ucraniano en la sitiada ciudad de Mariúpol, sino de ejercer un bloqueo total a la zona “para que no pase ni una mosca”.

Dejar la planta industrial Azovstal en manos ucranianas priva a los rusos de la posibilidad de declarar una victoria total en Mariúpol.

El coronel Garffer subraya que “si Mariúpol cae completamente en manos rusas, no cambiaría el curso de la guerra. La ciudad es más una ofensiva táctica para crear un puente terrestre desde Crimea, a través de la región de Pryazovia (la cual es la sede de Mariúpol) hasta Donbás. A la vez el río Kalmius serviría de fuente de agua potable regional. Actualmente las fuerzas ucranianas en Mariúpol deberían reposicionarse prontamente para reabastecerse y poder contrarrestar, en un futuro cercano, el asedio parcial por parte de las fuerzas enemigas. Consolidar las fuerzas ucranianas en la ciudad y región, permitirían mayor flexibilidad operacional para el comando militar ucraniano, y a la vez poder acumular potencia de fuego sobre un punto decisivo estratégico para la guerra”

Entretanto, EE. UU. envía más ayuda militar a Ucrania por valor de 800 millones de dólares, en menos de una semana de haber anunciado un envío por el mismo valor. Se espera que la nueva ayuda militar incluya más artillería y decenas de miles de proyectiles.

El Pentágono aseguró que los primeros envíos llegan a la frontera de Ucrania para ser entregados a los militares de ese país.

“El arribo de nuevo y moderno armamento a las fuerzas ucranianas por parte de los EE. UU. y miembros de la OTAN va a continuar siendo un determinante tangible. Vimos que la auto determinado fase 1 rusa resultó un fracaso masivo de Moscú ante los sistemas modernos proporcionados. Los sistemas suministrados al ministerio de defensa ucraniana han permitido una respuesta flexible y ágil mejorada contra la rigidez convencional rusa. En Alemania, el canciller Scholz dio instrucciones de que las empresas de defensa comiencen a suministrar a Ucrania sistemas de armas. A la vez, se está analizando nuevamente la posibilidad de suministrar aviones caza a la fuerza aérea ucraniana para poder o tratar de dominar el espacio aéreo”, subraya Garffer.

El conflicto supera los 60 días de duración y continúa generando incertidumbre a nivel mundial, pendientes del desenlace de esta guerra que ya, de por sí, acarrea consecuencias mayúsculas económicas para la humanidad y lleva sobre sus hombros el peso del genocidio.

Esta semana, en clara provocación, el ejército ruso realizó exitosamente la primera prueba del nuevo misil balístico intercontinental Sarmat, un arma que según el Putin hará que Occidente “lo piense dos veces” antes de tener alguna intención agresiva contra Rusia.

El disparo de prueba del misil tuvo lugar en medio de un aumento sustancial de las tensiones entre Moscú y Occidente y al énfasis del Kremlin en utilizar fuerzas nucleares.

Sin embargo, EE. UU. le restó importancia a este hecho. El secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, dijo que Rusia había avisado por adelantado conforme con el tratado para el control de armas nucleares Nuevo START entre Moscú y Washington.

“Una prueba de este tipo es rutina. No fue una sorpresa. No consideramos que la prueba constituya una amenaza para EE. UU. o sus aliados”, opinó Kirby.

La guerra sucede en Europa y sin embargo muchos estadounidenses dudan que el presidente Joe Biden muestre suficiente fortaleza ante la guerra de Rusia en Ucrania. Un sondeo del Center for Public Affairs Research de The Associated Pess muestra que el 54% de los estadounidenses creen que Biden “no es lo bastante duro” en su respuesta a la invasión rusa de Ucrania. El 36% cree que su estrategia es regular o diplomática, mientras que el 8% cree que ha sido demasiado duro.

El 32% de los encuestados dice que Estados Unidos debe tener un papel mayor en el conflicto. La cifra ha bajado desde el 40% del mes pasado, aunque sigue siendo ligeramente más alta que el 26% de febrero.

Estos, según expertos, suponen un dilema para la Casa Blanca, pues conforme se difundían imágenes de ataques rusos contra civiles y hospitales, crecía la presión para detener a Rusia y ayudar a millones de ucranianos bajo ataques en su país o que huían para ponerse a salvo.

“Dada la posible desesperación de Putin y el gobierno ruso, dados los reveses militares que han sufrido por ahora, ninguno de nosotros puede tomarse a la ligera la amenaza que supone un posible recurso a las armas nucleares tácticas o armas nucleares de baja intensidad”, comentó el director de la CIA, William Burns, en un discurso reciente en el Instituto de Tecnología de Georgia.

EE. UU. y la OTAN han dejado claro desde un principio que se descarta la posibilidad, al menos hasta ahora, de una intervención directa en el conflicto, lo que conllevaría a una guerra de proporciones indeterminadas.

Por su parte el coronel Garffer destacó el papel de la Organización del Tratado del Atlántico Norte: “La OTAN va a continuar supliendo el armamento y apoyo necesario a Ucrania para poder adelantarse a los movimientos rusos y enfrentarse a las fuerzas rusas en el lugar y momento de su elección. La OTAN va a ser más agresiva en su apoyo a Ucrania, ya que esto es un evento y amenaza existencial para la paz y prosperidad europea. De fracasar en sus gestiones, podrían convertirse algunos de los miembros de la OTAN en el próximo objetivo de Putin. A raíz de esto, Suecia y Finlandia ya gozan de apoyo mayoritario en sus poblaciones para que se integren a la OTAN. Esto en sí derrota una de las tareas claves de Putin para esta invasión; la de desarticular y crear brechas en la organización”

Muerte

En Ucrania se respira muerte. La tensión crece en torno a las fosas comunes, a donde acuden familias destrozadas y desesperadas. Acorde a las últimas cifras oficiales, más de cinco millones de personas huyeron del país desde el inicio de la invasión el 24 de febrero.

Más de la mitad de ellos, sobre 2.8 millones, escaparon hacia Polonia, mientras un número desconocido ha seguido su camino hacia otras naciones.

Aquellos que se quedaron se enfrentan a un ejército que tiene órdenes de masacrar.

La policía de la región de Kiev encontró dos fosas comunes con nueve cuerpos en la ciudad de Borodianka, al noroeste de la capital ucraniana.

Según Andriy Nebytov, jefe de la policía local, entre los “civiles asesinados por los ocupantes rusos” había dos mujeres y un adolescente.

“Quiero destacar que esas personas son civiles. El ejército ruso disparó deliberadamente a civiles que no opusieron resistencia alguna y no suponían ninguna amenaza", aseguró Nebytov, quien agregó que algunas de las víctimas presentaban indicios de torturas.

"Los rusos han demostrado su voluntad de matar a muchos civiles (...) por lo que creo que el sentido de urgencia y la atención por Ucrania" no decaerán, sino que "se intensificarán", estimó el exembajador estadounidense William Taylor.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar