martes 14  de  mayo 2024
MUNDO

Putin alardea de poderío ante inminente negociación y afianza influencia en Latinoamérica

Altos cargos militares y diplomáticos de Ucrania han declarado a medios europeos que el único camino de poner fin a la guerra por el momento sería negociándolo

Por MARTÍN AROSTEGUI

ESPECIAL

Ucrania tendrá que negociar con Rusia “eventualmente” para poner fin a la guerra, según declaraciones ofrecidas por altos cargos militares y diplomáticos de Ucrania a medios europeos en recientes días. Mientras, Vladimir Putin hace todo lo posible para adelantar la fecha de esa negociación ineludible.

Tal como lo predijo DIARIO LAS AMÉRICAS en previas ediciones, Rusia está enfocando sus operaciones ofensivas para sitiar la hasta ahora poco mencionada pero estratégica ciudad de Kramatorsk, cuyo control le otorgaría domino completo sobre la región del Donbass y el corazón industrial del este de Ucrania.

Por lo menos dos divisiones rusas intentan cercar fortificaciones ucranianas sobre una línea de cresta separando la ciudad de Bahkmut, tomada por Rusia hace un año a gran costo y, el valle del río Sloviansk Donetsk donde se ubican Kramatorsk y otras ciudades con una población combinada de más de 300.000 modernas fábricas de acero, minas de hierro, campos gasíferos y centros de ingeniería. De ahí Putin demandará el reconocimiento de una nueva frontera rusa trazada sobre el río Donetsk como condición primordial para cualquier negociación de paz.

Según informes de la inteligencia británica, Rusia también amasa tropas para un posible asalto a la ciudad de Kharkiv, capital de la región de Luhansk al norte del frente, reconquistada por Ucrania a finales de 2022 y que amenaza zonas fronterizas de la misma Rusia. Misiles rusos impactan la histórica ciudad diariamente. Pero es sobre el valle del Donetsk donde se está librando la “madre de todas las batallas”, que podría decidir la guerra.

Una fuerza mecanizada rusa de unos 25.000 hombres gana terreno alrededor del núcleo defensivo ucraniano en la colina de Chasiv Yar ; esta podría ser reforzada por otras dos divisiones en una lucha por expandir un saliente abierto al noroeste de Avdiivka, localidad tomada por Rusia el pasado febrero, cuyo control ha sido crucial en la consolidación de su frente en Donbass. Si las dos columnas, actualmente separadas por unas 40 millas, logran unirse, Chasiv Yar se vería rodeada.

Los $61.000 millones en ayuda de EEUU finalmente aprobaba por el Congreso después de largas demoras causadas por la incapacidad del presidente Biden de pactar con republicanos sobre el tema migratorio, podría detener o por los menos demorar los avances rusos, asumiendo que las muy necesitadas municiones y equipos lleguen a tiempo. “Defensas antiaéreas son de urgencia prioritaria”, en opinión de la exdirigente de la OTAN, Oana Lungescu.

Caza bombarderos su-34 lanzando bombas guiadas planeadoras de hasta tonelada y media han causado profundos estragos en las fortificaciones de Chasiv Yar, donde los rusos repiten tácticas utilizadas en Avdiivka, aprovechándose de que a los ucranianos se les han agotado los misiles SAM para dominar el aire. Un reportaje desde el frente realizado por The WSJ ilustra en toda su magnitud el avance ruso: “La explosión iluminó la noche, causando llamas que se elevaban cientos de pies en el aire, seguida por otra gran explosión y una tercera. Las bombas corrían por millas a lo largo de los campos al oriente de Chasiv Yar y momentos más tarde un reactor rasgo el cielo”.

La llegada de aproximadamente $1.000 millones en armas norteamericanas preposicionadas en Polonia, ya pueden estar complicando la ofensiva rusa. Según informes del Pentágono, misiles interceptores RIM-7 and AIM-9 compatibles con los sistemas Patriot, pueden haber facilitado el derribo de 13 Su-34 en días recientes, como informa la fuerza aérea ucraniana. SAMs portátiles Stinger en proceso de distribución a unidades del frente similarmente frenarían ataques por los temidos helicópteros “Lagarto” K-52.

Aeronaves rusas han sido destruidas en sus aeródromos por recién llegados misiles ATACMS actualizados para alcanzar distancias de hasta 200 millas, que se envían en gran cantidad junto con numerosos misiles crucero Storm Shadow del Reino Unido, ya utilizados con gran efecto sobre instalaciones navales en Crimea.

“Ucrania está preparada para incrementar ataques de largo alcance dentro de Rusia, con mayor fuerza”, dijo el jefe del estado mayor británico, almirante Sir Tony Radakin, en declaraciones al Financial Times.

Pero blindar a Ucrania contra misiles balísticos e hipersónicos que han destruido gran parte de su red eléctrica y se lanzan rutinariamente sobre Kyiv, Odessa, Kharkiv , podría tomar meses. EEUU y sus aliados de la OTAN poseen cantidades limitadas de misiles standard del sistema Patriot PAC-2 y PAC-3, efectivos contra misiles balísticos. Tienen que asegurar reemplazos acelerando su producción antes de agotar sus arsenales para aprovisionar a Ucrania.

Las carencias actuales de equipamiento y personal, Ucrania las debe compensar y por ello está dependiendo más del uso de armas de largo alcance para embotar la ofensiva rusa, según dirigentes de la OTAN.

“Las crecientes capacidades de Ucrania para continuar operaciones de fondo podrían convertirse en algo común”, dijo Radakin, a pesar del peligroso riesgo de escalada que tal estrategia conlleva. Rusia hizo alarde de su potencial nuclear esta semana con el anuncio de ejercicios de despliegue de armas tácticas nucleares.

Contra ataques terrestres a las formaciones rusas son poco factibles por la seria escasez de efectivos que el presidente Zelensky intenta remediar con una nueva ley de conscripción forzosa que será difícil de aplicar. Cualquier posibilidad de contra ofensiva parece descartada con el anunciado retiro de tanques norteamericanos M-1 Abrams del frente. Cinco Abrams, considerados como los tanques más avanzados del mundo, han sido destruidos o capturados por fuerzas rusas.

Algunos líderes occidentales como el presidente de Francia, Emanuel Macron, quien hace poco impulsaba una política negociadora con Moscú, ahora dice estar dispuesto a enviar tropas a Ucrania para evitar una victoria decisiva de Putin. Según algunos informes, 100 asesores franceses expertos en artillería han sido desplazados a Ucrania en los últimos días.

Analistas de la OTAN siguen percibiendo vulnerabilidades en el sistema logístico y la moral de las tropas rusas que podrían acentuarse con intensificados golpes a su retaguardia, a partir del uso de cazas F-16 que empiezan a llegar a Ucrania en junio, según voceros de la OTAN.

Inestabilidad entre unidades rusas de primera línea utilizadas como carne de cañón para tácticas de desgaste, se ha manifestado en recientes días con informes de un motín entre mercenarios cubanos en las cercanías de Chasiv Yar, quienes mataron a su coronel por la carencia de víveres y atrasos en su pago, según informes de inteligencia ucranianos.

EEUU y sus aliados europeos también podrían medir el uso de las armas más letales en rumbo a Ucrania como respuesta a movidas de Putin en otras partes del mundo. El Kremlin recién anuncio la venta de avanzados cazas Su-35 a Irán. Mercenarios del nuevamente formado “Africa Korps”, bajo el departamento de inteligencia militar GRU, han tomado una base norteamericana en Niger mientras apoyan a un general genocida que libra una guerra civil en Sudan. En Centroamérica, asesores rusos están tomando control de Nicaragua mediante nuevos acuerdos para entrenar a las fuerzas de seguridad sandinistas.

La estrategia para frenar a Putin cuenta con que los nuevos armamentos que la OTAN envía a Kiev, puedan causarle suficiente dolor como para que necesite negociar antes de completar sus conquista del Donbass. Ataques de drones ucranianos contra refinerías rusas de petróleo ya han reducido la producción de su principal industria por un 15%. Pero la posibilidad de que recurra a amenazas nucleares como base negociadora no puede ser descartada.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar