Aquí, en los Estados Unidos, y me imagino que en Miami, sobre todo por su conocido dinamismo, solemos decir “que rápido va este 2018”. Ayer apenas desmontábamos los adornos de Navidad y ya estamos venciendo el primer cuarto del año.

Ciertamente el tiempo sigue su implacable devenir, nadie lo apura o lo desacelera, pero creo que la circunstancia de creer que los días tienen menos de 24 horas habla bien de nosotros. Se infiere que aprovechamos, como pocas comunidades, la oportunidad que tiene el superarnos y formar parte del desarrollo.

“No dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy”, le gustaba repetir a un pariente, y fue algo que se me quedó grabado en algún lugar donde mi cerebro toma decisiones. De hecho, veo el mañana como el territorio de la nostalgia, los recuerdos, lo aprendido con mis padres y otras personas entrañables que contribuyeron a mi formación.

Sin embargo, yo apuesto, realmente, al presente, donde se dilucidan los pasos seguros para que el futuro sea luminoso. Se los digo porque abundan los testimonios. Hace poco más de una semana celebramos nuestra gala del Salón de la Fama de Ex Alumnos del MDC, donde 14 nuevos miembros fueron elegidos a su prestigiosa nómina, iniciada en el año 2004.

Durante ese evento logramos recaudar más de $2 millones para becas a beneficio de estudiantes necesitados de ayuda financiera y presentamos las vidas exitosas de arquitectos, banqueros, músicos, contadores, agentes del orden, abogados, ingenieros, educadores y médicos, entre otras esferas profesionales que marcan la pauta en nuestra comunidad.

Pero no solo me detengo en esta circunstancia, que para nosotros en MDC resulta gloriosa. Les hago partícipes de una gran noticia y es que luego de una restauración profunda y esmerada, la emblemática Torre de la Libertad, que alberga nuestro Museo de Arte y Diseño, donde tantas notables exposiciones han hecho las delicias de los miamenses, ha reabierto sus puertas con muestras que serán recordadas por su influencia en el devenir cultural de la ciudad.

La idea primordial es que la comunidad entienda que el Museo les pertenece y nunca deben sentirse intimidados a traspasar su umbral para aprender, tanto sobre las nuevas corrientes del arte, como de otras manifestaciones imperecederas, que han vencido el tiempo y nos revelan como civilización.

La primera exposición, By the People: Designing a Better America, especula de modos diversos y en distintos diseños, tanto los retos que afrontan zonas urbanas y rurales específicas de los Estados Unidos, así como de países circundantes. Los visitantes se verán cual diseñadores de muchas soluciones sociales pendientes.

This Situation, del notable artista Tino Sehgal, recurre al idioma, el canto, la danza y otros modos de conducta para darnos una nueva e insospechada perspectiva cultural. Estén listos a participar en una experiencia única.

Cultura y cambio en las Américas tempranas, pone a nuestra disposición una de las más completas y reveladores colecciones de arte y objetos precolombinos y de la formación de los Estados Unidos, donada al College por la Fundación Jay I. Kislak.

Por otra parte, la Galería del Legado Cubano del MDC en la Torre de la Libertad, anuncia una instalación multimedios del reconocido artista César Trasobares, Cuba Streams: 1855-1965, concebida a partir de fotografías históricas de la isla de la colección de Ramiro A. Fernández. Más de 1,000 imágenes nos acercarán al devenir de la nación, como pocas veces se ha contado.

Sí, estamos a todo vapor hacia el futuro en MDC, priorizando la educación y la cultura que nos denota y trasciende.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas