Me he gastado la vida enseñando sobre la sexualidad, la pareja y la familia, y estoy un tanto decepcionada. Sin embargo, cada día me topo con algunos fans que dicen cosas lindas, como una venezolana en una playa de Florida: “Doctora, déjeme abrazarla, por favor. Le agradezco tanto lo que me ha ayudado con mis hijos, mi divorcio y cómo manejarlo, para que mis hijos no se afectaran…”.

Sin embargo, sigo decepcionada con lo logrado hasta ahora. El pajarito que anda por el mundo, provocando que suban los divorcios, las separaciones, la violencia intrafamiliar y un horrible etcétera, me lo ha puesto difícil.

Te puede interesar

Pero, me parezco al “principito” de Antoine de Saint Exupery: una vez que hace una pregunta o se propone algo, insiste hasta lograrlo. Nuestro equipo, a la cabeza de Jhonnie Griffing, nos hemos propuesto educar a fondo por internet en temas de pareja. Ya no tenemos que viajar para acceder a una buena educación para la vida. Esa es una de las cosas positivas que nos ha dejado el maldito pajarito. Ahora llegamos al mundo entero y, desde Japón o Grecia, puede accederse a un entrenamiento profundo sobre los temas más importantes de la vida. Solo basta con inscribirse.

¿Cuáles son los temas en los que debemos ser expertos para mejorar nuestra vida y la de los seres que amamos?

Yo contestaría con otra pregunta fundamental:

¿Qué determina el futuro de un ser humano al nacer? Su familia, sus padres y lo que vivió en los primeros siete años de vida. También, a quién eligió su papá y su mamá para casarse y decidir traerlo al mundo. Pero, ¿quién nos enseña a elegir?

Elegimos parejas por razones muy equivocadas, como por ejemplo:

  1. Porque estoy profundamente enamorado
  2. Porque es “un buen partido”. Esto significa que tiene dinero, es bien parecido...
  3. Porque hay que casarse y tener hijos “antes de ciertas edades”
  4. No nos llevamos muy bien, pero, como estamos enamorados, seguramente eso cambiará. Mi amor tan grande lo logrará...
  5. Podría llegar a mil supuestas razones como estas, pero le tengo una muy mala noticia: ninguna va a funcionar. La primera tiene respuesta: para que el amor funcione, amarse no es suficiente. Debe casarse con alguien que ame. El matrimonio es difícil, incluso estando enamorados. Casi todas las personas que se divorcian siguen enamoradas, pero no se entienden.

Tampoco por dinero (eso es prostitución), ni porque alguien es buen mozo o bien parecido, ni porque “sueño” que lo cambiaré si es, por ejemplo, adicto a la rabia. Y jamás se una a alguien solo para tener hijos. Eso afectará negativamente a la pareja, y mucho más a los futuros niños.

La “educación” olvidó educar para la vida. Y los que podemos hacerlo, tendremos que arrancar con fuerza. Cuento con ustedes.

www.NancyAlvarez.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.01%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
59808 votos

Las Más Leídas