Motivar al equipo es el objetivo fundamental del coaching aplicado a las empresas. El éxito o el fracaso de las corporaciones depende directamente del equipo humano. Solo si las personas se sienten motivadas para crecer profesionalmente y afrontar nuevos retos, la empresa cumplirá sus objetivos.

El coaching y el mentoring son herramientas imprescindibles para mantener en funcionamiento la maquinaria empresarial. En ambos casos, ayudan a la capacitación de los trabajadores, tanto profesional como humanamente.

Mientras que el mentoring significa la tutorización de un trabajador por alguien de mayor experiencia y conocimiento que pueda aconsejarle, inspirarle, formarle y ayudarle en su avance empresarial, el coaching es el trabajo para motivar a los equipos mediante el entrenamiento.

En el coaching no es necesario conocer la organización, sino, simplemente, ayudar al equipo a lograr las metas establecidas. No se requiere un vínculo emocional entre el coacher y el empleado. De ahí que pueda externalizarse el servicio de coaching para la empresa.

¿Cuándo se necesita un servicio de coaching?

Cuando las empresas se enfrentan a situaciones que exigen grandes retos. En el equipo humano puede haber trabajadores asustados ante los cambios, temerosos por salir de su zona de confort o desmotivados con su tarea. Situaciones como una mayor competencia, crisis de reputación, novedades tecnológicas, reducción de personal, crecimiento, globalización… pueden crear rupturas en las personas. Los líderes empresariales deben anticiparse y preparar a los equipos para que sepan manejar adecuadamente los cambios.

¿Quién necesita un servicio de coaching?

Todos y cualquiera, no solo los trabajadores, también los mandos intermedios, los ejecutivos… Todos somos humanos y pasamos por situaciones en las que necesitamos ayuda, entrenamiento, cambiar nuestra visión y volver a ilusionarnos con nuestra profesión para afrontar los nuevos retos laborales.

¿Cómo se aplica un programa de coaching en la empresa?

Depende de cada corporación, de su situación, de lo que se pretenda lograr, etc.

En líneas generales será necesario:

  • Estudiar los objetivos y ver cuáles han sido las causas por las que no se han alcanzado o, si no es el caso, diseñar estrategias para lograrlos.
  • Tras un análisis profesional, establecer las etapas necesarias para llegar a las metas propuestas.
  • Entrenar a los trabajadores para que puedan gestionar sus habilidades.
  • Solicitar los cambios necesarios a la empresa.
  • Evaluar los resultados.

Un programa de coaching puede no terminar en el tiempo, sino reactivarse según las necesidades o bien puede requerir evaluaciones periódicas.

¿Qué puede conseguir el coaching?

Que los trabajadores se sientan nuevamente motivados y con ganas de crecer profesionalmente. Las ventajas de un servicio de coaching profesional van a ser medibles, y desde un primer momento permitirán:

  • Mejorar el ambiente de trabajo, establecer mejores relaciones profesionales y personales.
  • Facilitar la comunicación entre todos, entre directivos y trabajadores, eliminando barreras.
  • Ofrecer formación y adquisición de competencias profesionales.
  • Descubrir los puntos fuertes y aquellos otros que debemos trabajar.

En definitiva, el coaching logra motivar, que es el motor que mueve nuestras vidas y también la actividad empresarial.

http://www.ieie.eu/

@EstrellaFloresC

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas