martes 23  de  julio 2024
OPINIÓN

La justicia transicional

El perdón, la amnistía o cualquier otra forma de liberación sin arrepentimiento debe ser rechazado por las sociedades, y jamás puede aplicarse a las violaciones graves de DDHH y delitos de lesa humanidad

Diario las Américas | MIGUEL ÁNGEL MARTIN
Por MIGUEL ÁNGEL MARTIN

Justificación.

Este artículo es una contribución para entender la importancia de la justicia transicional como una herramienta que puede consolidar la paz en tiempos de conflictos que atraviesan algunos países de la región, como Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

Es importante destacar que la aplicación de un proceso de justicia transicional no constituye impunidad para los agresores, entiéndase aquellos que han causado graves violaciones de derechos humanos y delitos de lesa humanidad, al contrario, se trata de aplicar una justicia especial y excepcional, precisamente porque los tribunales “normales” no tienen la capacidad de enjuiciar con autonomía e independencia los casos de atropellos de los regímenes de turno.

No es una invención decir que en los países de la región que carecen de democracia los tribunales han estado al servicio del régimen que ostenta el poder, llegando a convertirse los jueces y ficales en un medio utilizado por estos regímenes para generar las violaciones graves de DDHH y delitos graves.

Por estas razones, aplicar un proceso de justicia especial es importante para darle respuesta a la sociedad y especialmente a las víctimas, siendo imperativo un acuerdo político que establezca los métodos administrativos y judiciales que se establecerán en el proceso de justicia transicional.

¿En que consiste la justicia transicional?

La justicia de transición comprende "toda la gama de procesos y mecanismos relacionados con el intento de una sociedad de asumir el legado de violaciones y abusos pasados a gran escala para garantizar la rendición de cuentas, hacer justicia y lograr la reconciliación".

Un proceso de justicia transicional intenta reconocer a las víctimas de abusos sufridos. No se trata de meros acuerdos políticos para dejar atrás agresiones, sino más bien, alcanzar la confianza entre las personas que integran una sociedad y las instituciones del Estado.

Es un medio que se consustancia con el respeto de los derechos humanos y crear las garantías de un Estado de derecho para llegar a la reconciliación y evitar ocurran nuevamente hechos abusivos, por lo que, el proceso debe tener como base la persona de la víctima y la reparación integral de los daños.

¿Qué se pretende con la justicia transicional?

En los países que necesitan reconstruir y superar una historia violenta marcada por graves violaciones de derechos humanos y delitos de lesa humanidad, cometidas por la represión del gobierno o por conflictos armados, es importante determinar la existencia de las violaciones y delitos graves, así como satisfacer la justicia.

La reconciliación entre los ciudadanos obliga a trabajar con la recuperación del tejido social y exige revisar los elementos correctos del proceso que deben ser aplicados, y de esa manera se tendría una paz sostenible.

¿Cómo se complementa con el derecho internacional?

La justicia transicional tiene sus bases en el derecho internacional de los derechos humanos y todos los países tienen el deber de asegurar a las victimas de violaciones de DDHH una tutela eficaz que satisfaga sus intereses a la verdad, la justicia y la reparación.

¿Qué medidas incluyen los procesos de justicia transicional?

Para la búsqueda de la verdad se utilizan comisiones de investigación de la verdad, informes de expertos en materia de derechos humanos y derecho penal internacional. También se realizan iniciativas de enjuiciamiento, se aplican diversos tipos de reparación y algunas medidas para evitar que se repitan nuevas violaciones.

Se pueden explorar la activación de procesos constituyentes, reformas constitucionales, legales e institucionales. Igualmente se ejecutan medidas para fortalecer la sociedad civil, esfuerzos de conmemoración de fechas de recordatorios, iniciativas culturales, preservación de los archivos y la reforma de la enseñanza de la historia, siempre atendiendo el contexto especifico.

¿Cuáles son los elementos claves de los procesos de justicia transicional?

Son variados y se debe tener en consideración las especificidades de cada país, como la violencia política, los entornos políticos, institucionales y jurídicos, la historia, la cultura y las prioridades de cada país, así como las expectativas y demandas de las víctimas y de la sociedad en materia de justicia, reconciliación y reconstrucción tras la violencia.

La participación de actores claves como los que integran la sociedad, las víctimas y las autoridades es vital para que el proceso sea aceptado y tenga un final deseado, entendido que deben participar en el diseño y ejecución del proceso. De esa manera se garantiza comprender lo ocurrido en el pasado y construir una visión del futuro compartida.

El proceso tiene que estar centrado en las victimas y su familia, logrando su reparación integral, que comprenda su dignidad, sus preocupaciones y reparación material, enviándole un mensaje claro a la sociedad, a las autoridades salientes y entrantes, así como a la comunidad internacional, que la participación de las víctimas en el proceso de transición contribuye en el cambio de percepción al ser considerado agentes de cambios en la transformación del caos a la paz, la democracia y la reconciliación.

Un elemento importante es la transformación que se genera en la sociedad durante un proceso sanador de justicia transicional, lo cual implica abordar con dignidad y fuerza las razones que llevaron al conflicto y a las violaciones sufridas por las víctimas, incluyendo una valoración de las mismas estructuras de poder y del comportamiento de la sociedad ante las causas del conflicto, los casos de discriminación o desigualdades, las deficiencias institucionales y la impunidad estructural.

¿Se puede lograr la paz con los procesos de la justicia transicional?

Si el proceso de justicia transicional cumple con los elementos descritos anteriormente, es seguro que los resultados serian satisfactorios y la transformación de la sociedad hacia la paz sostenible estaría asegurada, para lo cual hay que ser insistente en la imperiosa necesidad de que la sociedad civil intervenga en la planificación y ejecución del proceso.

La experiencia en el pasado es que los procesos en su mayoría han sido controlados por las estructuras de poder que han sido parte del problema y la paz queda de lado para garantizar el control de las estructuras políticas del poder, situación en la que la justicia de transición deja de ser una herramienta de consolidación de la paz y se convierte en un instrumento de manipulación.

La paz duradera está interrelacionada con la justicia, el desarrollo y el respeto a los derechos humanos y los procesos de justicia transicional deben resolver los conflictos, agravios y las divisiones de la sociedad.

¿Se logra castigar a los culpables dentro de un proceso de justicia transicional?

Un proceso real de transición orientada a una justicia reparadora se centra en las victimas y su familia, mediante el reconocimiento de la verdad, el perdón del Estado y la reparación de la dignidad y materia.

No puede haber impunidad y los agresores tienen que recibir la sanción penal. En este contexto, debe tenerse en cuenta los agentes que ordenaron las agresiones, los que la ejecutaron y todos los cómplices, ya sean o hayan sido autoridades o personas privadas, como los jueces, fiscales, policías, militares, empresarios y agentes públicos del gobierno saliente.

La reconstrucción del tejido social y la refundación de un pacto social que genere confianza entre ciudadanos y con las instituciones del Estado produce la reconciliación.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar