Gobiernos, líderes democráticos, sistema internacional y alguna prensa siguen tratando a Nicaragua y Bolivia como democracias en crisis, destacando la “crisis electoral” en Nicaragua y la “crisis de justicia” en Bolivia, para disfrazar como síntomas lo que es en verdad la vigencia del sistema de dictaduras de Cuba y Venezuela.

No quedan en Bolivia y Nicaragua ninguno de los “elementos esenciales de la democracia”, son países con decenas de presos políticos, miles de exiliados y detentadores del poder totalitarios. No son democracias en crisis, son dictaduras y es tiempo que se las denomine y trate así.

Te puede interesar

El pueblo boliviano, desde enero de 2006, con el acceso de Evo Morales a la presidencia, fue forzado a recorrer el camino del establecimiento de una dictadura que con falsificaciones, masacres y persecución política suplantó la República de Bolivia y la Constitución Política para imponer lo que hoy se conoce como el “estado plurinacional”, que es una copia de los estatutos dictatoriales cubano y venezolano que el castrochavismo denomina constituciones.

El pueblo nicaragüense, desde enero de 2007, con el retorno de Daniel Ortega a la presidencia, fue forzado al restablecimiento de la dictadura sandinista en los parámetros del socialismo del siglo XXI para convertirla –como Cuba, Venezuela y Bolivia- en “dictadura electoralista”, en la que “el pueblo vota, pero no elige”, mediante sucesivas modificaciones constitucionales y leyes sumadas a la estructura de poder e impunidad que el sandinismo siempre retuvo desde 1990.

En ambos casos el “iter criminis”, o camino del delito, para la imposición de las dictaduras tuvo como actores principales a opositores que negociando sus miedos, delitos y espacios de poder entregaron la institucionalidad de sus países a cambio de perdones, amnistías, prebendas y participaciones. Grandes traidores a la patria que permanecen como “opositores funcionales”, dando apariencia de democracia a las dictaduras, mientas los líderes democráticos eran enjuiciados, encarcelados y exiliados, víctimas de “asesinato de reputación”.

Ni en Bolivia ni en Nicaragua existe “respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales”. Nicaragua tiene mas de 130 y Bolivia mas de 45 presos políticos. Los recientes presos políticos en Nicaragua son todos los candidatos presidenciales, como la Sra. Cristiana Chamorro y otros que debería participar en las elecciones del 7 de noviembre próximo y en Bolivia son presos políticos la expresidenta Jeanine Añez, exministros, militares, policías, jóvenes y ciudadanos que fueron parte o víctimas del fracaso de cesar la dictadura entre octubre de 2019 y octubre 2020.

Ni en Nicaragua ni en Bolivia está vigente el “estado de Derecho” porque por medio de textos constitucionales y leyes infames violatorias de los derechos humanos, el derecho es la voluntad del dictador y del régimen, como en Cuba y Venezuela, con leyes como las “mordaza”, las “retroactivas”, las de “lucha contra la corrupción”, o de “protección de la soberanía”, o simplemente “antiimperialistas”.

Tanto en Bolivia como en Nicaragua han convertido el sistema de justicia en el instrumento de persecución política y de imposición de terror a la población. Los “fiscales y jueces son verdugos y los procesos con linchamientos”. La “judicialización de la persecución y la represión política” se ha institucionalizado como método castrochavista y es la prueba mas clara de la inexistencia de “separación e independencia de los órganos del poder público”.

Sin respeto a los derechos humanos ni libertades fundamentales, sin estado de derecho y sin separación e independencia de los poderes públicos, sino con todo lo contrario, Bolivia y Nicaragua no pueden tener, no tuvieron en los últimos 15 años y no tendrán “elecciones libres y justas basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía popular” y tampoco “libre organización política”. Lo que pasó en Bolivia en las elecciones de octubre de 2019 fue un criminal fraude certificado por la OEA y la Unión Europea entre otros, fraude que se repitió con complicidad de quienes hoy son presos del régimen en octubre de 2020. Lo que pasó en Nicaragua es lo mismo y lo repetirán -con los candidatos opositores presos- en próximo 7 de noviembre.

La diferencia entre democracia y dictadura no es semántica, se trata de abismales contraposiciones que estructuran dos formas totalmente antagónicas de vida y de gobierno. Los regímenes dictatoriales como violadores de derechos humanos deben estar proscritos del sistema económico multilateral, pero para no sufrir estas y otras consecuencias siguen simulando que Nicaragua y Bolivia son democracias con crisis, cuando en verdad son dictaduras consolidadas, puras y duras desde hace años.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.89%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.74%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.37%
12720 votos

Las Más Leídas