Tras el paso del huracán Irma por Cuba y con la salida de la red de algunas de las centrales termoeléctricas responsables del 74% de la generación de electricidad en el país, en la actualidad no se puede cubrir toda la demanda a nivel nacional, admitieron las autoridades, de acuerdo con un reporte aparecido este martes en Diario de Cuba.

Según explicó el ingeniero Lázaro Guerra Hernández, director técnico de la estatal Unión Eléctrica, citado por el sitio oficial Cubadebate, la situación en el sector es compleja, sobre todo en el centro de Cuba.

La mayoría de las termoeléctricas de la isla, excepto Renté, en Santiago de Cuba, y la Carlos Manuel de Céspedes, en Cienfuegos, están ubicadas en la costa norte, justo en la misma trayectoria seguida por el huracán.

"Sin la incorporación de estas unidades a la generación del sistema, la estabilidad del mismo se ve afectada seriamente y es por ello que no se puede operar. Para restaurar la energía, se crean islas eléctricas —se energiza parte del circuito— y luego se procede a la unión de esas islas", precisó el ingeniero.

Según dijo, la región oriental hasta Camagüey se encuentra en una de estas "islas" que está bien fortalecida ya que está generando energía en la termoeléctrica de Renté, una unidad en Nuevitas y otra unidad en Felton. Sin embargo, el occidente se encuentra en una situación más desfavorable ya que está "parcialmente energizada".

En esta última zona "solo está aportando al sistema eléctrico una unidad del este de La Habana, aunque también (funcionan) Energás, Jaruco, así como la generación distribuida de la capital".

La unidad generadora Carlos Manuel de Céspedes, ubicada en la provincia de Cienfuegos, se encuentra aislada del sistema. Para llegar a ella, "se arrancará con el sistema de Agramonte, este le dará energía a Energás Varadero y luego se energizará la termoeléctrica cienfueguera", declaró el funcionario.

El proceso de recuperación será lento

A diferencia del huracán Sandy o el Mathew, el más reciente meteoro afectó numerosas zonas del país, motivo por el cual los directivos de la Unión Eléctrica pronosticaron que el proceso de recuperación será más lento.

"Es importante que la población comprenda que en esta ocasión, además de que se afectaron varios territorios, se dañó el sistema electroenergético nacional por lo que es doble el trabajo a realizar. Mientras que con anterioridad era cuestión de resarcir los daños en las líneas de transmisión y distribución, ahora estamos hablando de reiniciar un sistema desde cero completamente", dijo Guerra Hernández.

Añadió que "el cronograma de recuperación se cumple satisfactoriamente ya que dos regiones (oriental y occidental) se encuentran con disponibilidad total o parcial de electricidad, quedando solo el centro por 'levantar'".

Según el ingeniero, que muchos de los territorios cubanos afectados por el Huracán Irma contaran rápidamente con fluido eléctrico se debe a la existencia de los llamados grupos electrógenos.

"La mayoría de estas islas, como llamamos en nuestro argot energético, se pudieron hacer gracias a la existencia de la generación distribuida. Debemos recalcar que gracias a estas se ha podido reiniciar de forma paulatina el sistema, ya que permite ir energizando desde las grandes centrales que posibilitan su arranque", añadió.

En el caso de La Habana, habló de que el sistema eléctrico no cuenta en esos momentos con toda la fortaleza requerida y es por ello que no se pueden ofrecer todos los servicios.

Dijo que se priorizan las líneas que alimentan a hospitales y otros centros para la población.

"Se trabaja minuto a minuto en el proceso de restauración y estamos seguros de que el sistema se va a volver a interconectar lo más rápido posible", concluyó.

Ni el directivo, ni el medio oficial, ofrecen cifras del total de personas afectadas por la falta de corriente eléctrica ni de las instituciones estatales que estarían paradas por falta del servicio.

El lunes, Rubén Campos Olmo, director de la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras, la unidad más grande de Cuba y con el mayor peso en el suministro de energía, dijo a la oficial Agencia Cubana de Noticias, que preliminarmente, hasta dos semanas podría demorar la reparación de esa entidad.

Embed

Alfredo López, ministro de Energía y Minas, dijo que el huracán Irma provocó averías en varias termoeléctricas del país, y aunque no están cuantificados los daños, la Antonio Guiteras fue la más afectada.

Según las autoridades, servir a la demanda energética con otros equipamientos cuando la Guiteras sale del sistema electroenergético nacional podría costar al Gobierno aproximadamente 100.000 dólares diarios.

FUENTE: Publicado originalmente en Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario