SANTIAGO - La noticia de las iglesias quemadas en Chile se propagó por el mundo. Pero no es el algo que inició ahora ni se pretende detener. Esto viene ocurriendo desde hace años en la Araucanía y se extendió a Santiago y Valparaíso desde el "estallido social" iniciado en octubre del 2019, reseña PanamPost

Según detalla el medio de comunicación, en el primer mes de protestas sociales en el país sudamericano, se quemaron iglesias y catedrales emblemáticas por ser patrimonio cultural de Chile y se contabilizan al menos siete templos evangélicos incendiados.

Te puede interesar

PanamPost asegura que, desde el Partido Comunista de Chile y allegados políticos de la izquierda nacional e internacional, han exhortado a los jóvenes a creer que el Estado tiene absoluta autoridad para regir la moral, "incluso hasta los bienes y servicios pueden y deben ser regidos y entregados por este".

Es por ello que destruir a la Iglesia como pilar religioso de fe y moral, resulta primordial. "Sobre todo porque el fundamento ideológico del cambio constitucional es darle dotes divinos al Estado, desde dador de vida hasta emisor del maná del cielo" detalla el medio de comunicación.

Tal es así que pretenden lograr su tan ansiada «igualdad» mediante una Constitución que garantice «derechos sociales».

Dios ha muerto, se lee en las paredes de los templos en el país austral, en referencia al filósofo alemán Friederich Nietzsche. Quitando de contexto la célebre frase que hace alusión a un lamento y no a una celebración. Pues, "Nietzsche advirtió cómo con la muerte de Dios surgiría con mayor poder el monstruo más frío: el Estado", detalla el medio.

Hacer del Estado una religión

En conclusión, los ataques constantes a la Iglesia se traducen en que la izquierda chilena busca convertir al Estado en un semi-dios.

Tiene virtudes y también pecados. Bajo el término «woke«, los jóvenes de esta generación aclaman estar despiertos. "Chile despertó" es la consigna más común desde octubre del 2019, cuando los jóvenes iniciaron la insurrección, explica PanamPost

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas