Chile registró su cifra más alta de personas fallecidas por coronavirus en un solo día, con 49 para un total de 890, mientras que el total de personas con COVID-19 roza ya los 87.000 casos, según el balance proporcionado este jueves por el Ministerio de Salud.

El ministro de esa cartera, Jaime Mañalich, indicó en la comparecencia diaria que hasta las 21.00 (hora local) del miércoles se registraron 4.654 nuevos casos de coronavirus, lo que eleva el total a 86.943.

Te puede interesar

El responsable sanitario de Chile detalló que hay al menos 3.707 funcionarios de la salud que han contraído la enfermedad y guardan cuarentena, según recoge la prensa chilena.

Mañalich precisó que hubo 49 nuevos fallecidos por COVID-19 en Chile, con lo que ya son 890. Además, hay 49.903 casos activos, entre ellos 1.286 personas en cuidados intensivos, mientras que otras 36.150 se han recuperado.

chile coronavirus
Trabajadores con equipo de protección meten el cuerpo de una persona que murió de complicaciones derivadas del nuevo coronavirus a un horno para ser cremado en el Mausoleo San Cristoal en Ecatepec, México, el jueves 21 de mayo de 2020.

Trabajadores con equipo de protección meten el cuerpo de una persona que murió de complicaciones derivadas del nuevo coronavirus a un horno para ser cremado en el Mausoleo San Cristoal en Ecatepec, México, el jueves 21 de mayo de 2020.

La ocupación de camas hospitalarias a nivel nacional en Chile es del 86 por ciento, que en el caso de la Región Metropolitana -epicentro de la pandemia en Chile- asciende al 93 por ciento. En este sentido, aseguró que el Gobierno trabaja para "seguir aumentando la respuesta de un sistema de salud muy demandado".

El Gobierno de Chile se negó a declarar una cuarentena nacional por considerar que el perjuicio económico sería excesivo pero sí ha ordenado cuarentenas "selectivas y dinámicas" por territorios, entre otras medidas preventivas.

Ordenan a Panamá proteger salud y vida de migrantes varados

En momentos en que Panamá lidia con la atención de casi 2.000 migrantes en limitados albergues temporales en la selvática provincia de Darién, la principal corte interamericana ordenó al país centroamericano medidas urgentes para proteger la salud y vida de esos extranjeros varados en medio de la pandemia del coronavirus.

En una resolución esta semana, la presidenta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), Elizabeth Odio, formuló el requerimiento en favor de los migrantes recluidos en refugios transitorios en las comunidades de Peñitas y Lajas Blancas, donde han quedado confinadas estas personas después de cruzar la peligrosa jungla del Darién, pegada a la frontera con Colombia.

Los migrantes, incluidas familias enteras con menores de edad, proceden de Haití, Cuba y de naciones más lejanas golpeadas por la pobreza y la violencia en África y Asia.

El organismo, con sede en la capital costarricense, ordenó a Panamá asegurar “de forma inmediata y efectiva, el acceso a servicios de salud esenciales sin discriminación a todas las personas” en esos campamentos para resguardar del coronavirus a las personas.

El llamado urgente se da en el marco de la vigilancia de una sentencia en que el Estado panameño fue encontrado responsable hace casi diez años por denuncias de violación a los derechos a la libertad de un ecuatoriano que fue detenido sin documentos en un puesto policial en Darién en 2002.

De acuerdo con el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) —el organismo de derechos humanos que solicitó la supervisión del caso— los migrantes que transitan por la selva del Darién se enfrentan a una política de detención automática y arbitraria, así como condiciones de hacinamiento.

The Associated Press envió el jueves un pedido de comentario sobre la resolución a las autoridades de Panamá y a oficiales de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que trabajan en la atención de esas personas. El gobierno del presidente Laurentino Cortizo ha negado antes cualquier tipo de maltratos contra los migrantes y ha dicho que el confinamiento en que están desde fines de marzo se debe a las medidas de restricción de movilidad en todo el país para contener la propagación del nuevo coronavirus.

El vicecanciller Federico Alfaro Boyd refirió esta semana que también los países centroamericanos, incluidos Costa Rica y Nicaragua, han restringido sus fronteras, por lo que los migrantes no podrían avanzar a su destino si se les deja partir del Darién.

Se está haciendo un esfuerzo importante para dotar a los migrantes de “insumos médicos”, así como de cuestiones básicas como catres para dormir y agua, dijo el diplomático.

Antes que llegase la pandemia, los migrantes que lograban cruzar la jungla del Darién, plagada de traficantes de personas y de drogas, llegaban hasta los refugios, incluido el de Peñitas, desde donde con el visto bueno de las autoridades migratorias y policiales seguían en buses hasta la frontera con Costa Rica en su anhelada ruta hacia Norteamérica.

Esa política, catalogada de “flujo controlado”, quedó suspendida por la pandemia del coronavirus, que de todas maneras llegó a Peñitas, donde —según cifras oficiales— se han detectado hasta el momento alrededor de 80 contagiados por el virus y que han sido llevados al albergue próximo de Lajas Blancas. Allí también han trasladado a decenas de migrantes con los síntomas o que tuvieron contacto con los enfermos. No se han reportado muertos.

La CorteIDH advierte en su resolución que pese a los traslados, Peñitas "continúa albergando un alto número de personas que supone, al menos, siete veces más de lo que permitiría su capacidad, lo cual puede favorecer la propagación del COVID-19. Allí habían casi 1.700, incluidos más de 400 menores.

Panamá es el país que más casos y decesos por COVID-19 ha reportado en América Central, con más de 4.000 activos y 315 muertos.

Hace más de un mes, las autoridades acordaron habilitar un nuevo lugar en Darién para aliviar el hacinamiento en Peñitas, aunque se desconoce qué tan avanzado está. En días recientes, surgieron nuevos reportes de descontentos de los migrantes y del intento de salida de un grupo de ellos, lo que obligó a la intervención de los policías fronterizos.

FUENTE: EUROPA PRESS/AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas