ESPECIAL/CARACAS.- El quinto proceso de negociación entre Nicolás Maduro y la oposición venezolana, agrupada ahora bajo el nombre de Plataforma Unitaria, marca una nueva etapa en la dinámica política del país.

Michael Penfold, investigador Global del Wilson Center en Washington y profesor titular del IESA en Caracas sostiene que el objetivo básico de Maduro en este proceso será lograr que acepte que la elección presidencial se realice en el año 2024 y que en el año 2025 se convoquen elecciones parlamentarias. “Ese su objetivo y por eso va a tratar de reinsertar a una oposición que no cuestione esa posibilidad”.

Te puede interesar

Por otra parte, considera que la oposición mantendrá como objetivo central lograr un cronograma electoral que permita la renovación de todos los poderes públicos y que garantice la celebración de una elección presidencial con garantías y condiciones para que su resultado sea aceptado por la comunidad internacional.

Por otra parte, el politólogo Juan Manuel Trak considera que ambos grupos acuden a este proceso con pocas fortalezas: “Maduro confrontan una crisis desde 2013 y la oposición se ha debilitado por su estrategia maximalista” en los dos últimos años.

Según el informe de coyuntura política de la firma Carpe Diem las primeras reuniones en la ciudad de México “solo se pueden considerar como la extensión de los encuentros bilaterales que mantuvieron durante el último mes el presidente del Parlamento electo en 2020 Jorge Rodríguez (en representación de Maduro) y el ex constituyentita y alcalde Gerardo Blyde.

Para los analistas de la firma “las próximas semanas serán para definir la agenda y los pasos previos a los encuentros formales que deben reanudarse entre el 3 y 6 se septiembre (…) Como se ha indicado en anteriores informes, los integrantes del Gobierno Interino, especialmente los identificados con el partido Voluntad Popular pueden intentar usar el eventual retraso en la definición de acuerdos concretos para dinamitar el mecanismo de la negociación como vía para resolver el empate catastrófico que existe entre oposición y chavismo, y eliminar la posibilidad de concebir a las elecciones como el vehículo para instrumentar parte de los acuerdos que puedan alcanzarse en la negociación”.

De hecho, en los análisis del proceso se destaca el memorándum de entendimiento promovido por Noruega se firmó entre el Gobierno de Maduro y la Plataforma Unitaria de oposición. En este documento no hay alusiones directas al llamado gobierno interino, la Asamblea Nacional electa en 2015 o Juan Guaidó.

Sobre este particular, el informe de Carpe Diem destaca que el memorándum de entendimiento se reconoce a Maduro como presidente del país, “no en base a su legitimidad democrática, sino por el hecho concreto que es quién tiene el control dentro del país”.

De hecho, en las reuniones bilaterales que se mantuvieron en Caracas, el gobierno de Maduro dejó clara su postura de no estar dispuesto a sentarse a negociar con delegados opositores que tuviesen cargos en el gobierno Interino. Esta postura inhabilitó inmediatamente a los representantes diplomáticos de Guaidó ante Colombia, Tomas Guanipa; y ante EEUU, Carlos Vecchio.

“Sin embargo, mientras Guanipa decidió renunciar al rol que mantenía en Bogotá para disminuir la aprensión -explica la firma Carpe Diem- ni Leopoldo López, ni Juan Guaidó avalaron una decisión similar para Carlos Vecchio. Justamente la presencia de Vecchio (como embajador del Gobierno Interino ante EEUU) fue el principal obstáculo de las primeras reuniones. Un obstáculo que probablemente no exista en las próximas reuniones cuando Vecchio sea reemplazado por Freddy Guevara, recientemente liberado por Maduro”.

Cuatro procesos fallidos

Aunque la mayoría de los analistas coinciden que la negociación que recién comenzó en México es un proceso con muchísima fragilidad y riesgos”, también destacan cambios significativos entre la negociación de México con los otros cuatro procesos.

El mas importante de estos cambios es que Estados Unidos ha dado un cambio de política exterior hacia Venezuela muy importante, y asume una negociación como la salida adecuada a la crisis institucional y democrática del país.

Por otra parte, por primera vez en cuatro años existe coordinación entre la estrategia de EEUU, la Unión Europea y varios países latinoamericanos sobre Venezuela.

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB no es optimista sobre los resultados de la negociación.

“Los actores nacionales y externos involucrados en este proceso saben que no habrá soluciones sencillas ni de corto plazo -explicó Alarcón durante la presentación de sus escenarios para el segundo semestre de 2021- Ya no existe la expectativa, ni internamente ni por parte de la comunidad internacional, de que ocurra un acuerdo que lleve a una transición hacia la democracia”.

Según Alarcón “si bien es cierto que las sanciones se constituyen en la presión más importante sobre el gobierno y el único punto de apalancamiento para los actores democráticos en este momento, esta negociación continúa siendo un proceso asimétrico, en el que la oposición es el actor con menos poder y el que más necesita de un acuerdo”.

Salidas para Maduro y Guaidó

Según el análisis de la firma Carpe Diem “desde una perspectiva estratégica Guaidó pudiese entrar a este proceso como presidente Interino, pero cada vez con menos influencia y salir convertido en líder opositor, reafirmando ese rol que se ha diluido en el ultimo año y miedo (…) Por otra parte, el chavismo llega a la mesa de negociación con la ventaja de haber derrotado a la oposición al lograr mantenerse y afianzarse en el poder después de los últimos dos años y medio. Sin embargo, le toca ahora a Maduro lidiar con las exigencias no solo de su base política sino administrar las exigencias de normalidad del alto mando político y militar que lo acompaña en el poder”.

En su informe los analistas de Carpe Diem explican que México pudiese servir para pactar salidas honrosas para ambos líderes. Sin embargo, consideran que “esto no está previsto que ocurra. Ambos grupos acuden a esta cita sin estar convencidos del mecanismo de la negociación como estrategia para resolver la crisis multifactorial que afronta el país”.

Siete puntos para negociar

En el memorándum de entendimiento las partes se comprometen a “llevar a cabo un proceso de diálogo y negociación integral e incremental basados en una agenda, formato y pautas, acordados por el Gobierno de Venezuela y la Plataforma Unitaria de Venezuela

La agenda de las discusiones está compuesta por siete puntos:

  • 1. Derechos políticos para todos.
  • 2. Garantías electorales para todos. Cronograma electoral para elecciones observables.
  • 3. Levantamiento de las sanciones. Restauración de derecho a activos.
  • 4.Respeto al Estado Constitucional de Derecho.
  • 5.Convivencia política y social. Renuncia a la violencia. Reparación de las víctimas de la violencia.
  • 6.Protección de la economía y medidas de protección social al pueblo.
  • 7. Garantías de implementación, seguimiento y verificación.
  • Según el memorando "el objetivo es llegar a un acuerdo, a través de una negociación intensa, integral, incremental y pacífica, para establecer reglas claras de convivencia política y social, con respeto absoluto a la Constitución Nacional".

Venezolanos avalan negociación

Según el más reciente estudio de la firma Datincorp 51% de los ciudadanos dicen estar de acuerdo con las negociaciones que adelante el gobierno de Maduro y la Plataforma Unitaria de la oposición venezolana.

Aunque el proceso de negociación en México se enfoca en resolver la crisis política del país, para la mayoría de los ciudadanos la prioridad debe ser otra. El estudio de Datincorp indica que 58% de los venezolanos considera que la crisis económica y el colapso de los servicios públicos debe ser la prioridad del este proceso. Por otra parte, 19,6% piensa que el punto más importante de la negociación debe enfocarse en resolver la crisis de la pandemia del COVID-19, mientras solo 15,8% de los ciudadanos creen que la crisis política debe centrarse en la crisis política.

En relación con las expectativas de los ciudadanos, economistas consultados por Diario Las Américas sostienen que es inviable suponer que la crisis económica del país se puede resolver si antes no existe un cambio en el modelo político que permita tomar las decisiones estructurales que requiere el país. En el caso de la vacunación contra el COVID-19, se ha informado que este tema no se tratará en México, sino que seguirá siendo abordado a través de la Mesa Técnica de Vacunación que integran representes de Maduro, la oposición y la Organización Panamericana de la Salud. A la fecha, apenas 5% de los venezolanos han sido vacunados contra el COVID-19.

Crisis de liderazgo

La negociación en México comienza en medio de le peor crisis de representación política de los últimos años. Los resultados de Datincorp sugieren que 63% de los venezolanos están insatisfechos con los resultados mostrados por Maduro en su desempeño como político, mientras 76% está desencantado del desempeño de Juan Guaidó.

En el estudio, cuando se les pregunta a los ciudadanos si confían en el liderazgo político venezolano para solucionar la crisis del país el 47% responde que no confía “nada” y 36% sostiene que confía “muy poco”.

Los resultados de Datincorp son similares a los exhibidos por el más reciente estudio de investigación de opinión pública divulgado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello.

Según los resultados de este estudio apenas 12,7% de los venezolanos confían en Guaidó, mientras 11,7% dicen confiar en Maduro. Después de los dos principales referentes políticos del país la confianza cae aún más: 6,5% dice que confía en Henrique Capriles Radonski, 6,1% en María Corina Machado y 5,4% en Leopoldo López.

El estudio de Datincorp culminó el 7 de agosto. Consistió en 1.198 entrevistas en hogares a electores residenciados en estados que concentran 88% de la población del país. El margen de error fue de 2,83%.

Por otra parte, el estudio divulgado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB fue realizado por la empresa Delphos. Se entrevistaron a 1.200 electores en hogares entre el 14 de junio y el 2 de julio. Los resultados tienen un error muestral de +/- 2% para la mayoría de las estimaciones de frecuencia simple, bajo supuestos de equivalencias con diseños probabilísticos.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.92%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.29%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.79%
65104 votos

Las Más Leídas