@tulio_r

MIAMI.- El exalcalde de El Hatillo David Smolansky ha seguido una dura tradición familiar sin proponérselo. El dirigente político venezolano, perteneciente al partido Voluntad Popular, es descendiente de dos generaciones que tuvieron que salir de sus países luego de que se convirtieron en estados comunistas. Sus abuelos paternos huyeron de Ucrania y se asentaron en Cuba, país del que escaparon su padre y su familia en la década de los 70 para llegar a Venezuela.

Ahora le ha tocado el turno a David Smolansky, quien tuvo que dejar su tierra hace ya cinco meses, luego de ser perseguido, destituido y condenado a 15 meses de cárcel por permitir y respaldar las protestas que se desarrollaron en su municipio en contra del régimen de Nicolás Maduro.

Te puede interesar

En Miami, Smolansky conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS e hizo énfasis en la relevancia de la diáspora venezolana para el rescate y la reconstrucción del país. Como dirigente político dijo que ha dedicado su tiempo a exponer la crisis humanitaria que vive Venezuela, desnudar al régimen dictatorial que dirige el país, y tratar de organizar y atender a la diáspora.

“La idea ha sido tener una agenda internacional muy completa donde no dejemos de relatar la crisis humanitaria que padecemos en Venezuela y la carencia de democracia, pues estamos ante un régimen autoritario en vías a convertirse en totalitarismo. Ante eso, hemos decidido trabajar para que más países se incorporen al Grupo de Lima; en segundo lugar, no dejar de luchar hasta que logremos las dos terceras partes en la OEA para poder activar la Carta Democrática; en tercero, organizar a la diáspora, y en cuarto, atender a los que se han convertido en desplazados de manera forzosa”, explica Smolansky.

David-smolansky-protestas-venezuela-2016-efe-archivo.jpg
El exalcalde David Smolansky, durante las protestas en Venezuela en 2016.
El exalcalde David Smolansky, durante las protestas en Venezuela en 2016.

Los políticos opositores en el exilio también han crecido junto a la diáspora y para Smolansky es clave alcanzar una estrategia unitaria entre los distintos factores de oposición que apoye el trabajo que se hace en lo interno con el recién creado Frente Amplio. “Es fundamental tener una unidad de criterio y especialmente a nivel internacional. ¿Qué nos une? En primer lugar, salir de la dictadura y eso significa generar una transición que nos lleve a una nación libre, democrática, segura y con Estado de Derecho. Cuando eso se logre, debemos tener los incentivos para que al menos tres millones de venezolanos –que se calcula es la cantidad fuera del país– puedan volver. También nos une el llamado a que se garanticen los derechos humanos en un nuevo Gobierno y en esta coyuntura, nos une la necesidad de que Venezuela no deje de ser una prioridad ante la comunidad internacional”.

Más sanciones para Maduro

Smolansky, quien llegó a la política proveniente del movimiento estudiantil opuesto al cierre de la televisora RCTV y a la reforma constitucional de Chávez en 2007, cree que el régimen de Maduro es una amenaza seria para la región y así lo ha entendido la comunidad internacional. “Mientras más días siga Maduro en el poder, más perjudicial va a ser para América Latina”.

Smolansky cree que la comunidad internacional está actuando con las herramientas que posee para frenar el peligro. “No son poca cosa las sanciones que han aplicado gobiernos como los de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea”, sin embargo, cree que los 14 países que integran el Grupo de Lima deben comenzar a pensar en sanciones similares. “Cada país tiene su propia legislación, pero por ejemplo, hay altos funcionarios del régimen que se siguen desplazando sin problemas por estos países de América Latina, hay altos funcionarios con importantes propiedades y cuentas mil millonarias en bancos de América Latina. Una acción podría ser limitar el libre tránsito y la posesión de cuentas mil millonarias y propiedades (en esos países)”.

Cree que todas las acciones deben centrarse en “aislar a Nicolás Maduro, no al pueblo de Venezuela”.

Elecciones fraudulentas

Al hablar sobre las elecciones presidenciales convocadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para el 20 de mayo, no duda en calificarlas de fraudulentas. “Con eso, la comunidad internacional no puede tener puntos grises. El CNE carece de autonomía porque está secuestrado por la dictadura, los principales partidos de oposición están ilegalizados, los principales candidatos están presos, inhabilitados o en el exilio, es (una elección) fraudulenta porque al menos un millón de venezolanos en el exterior no pueden votar y es fraudulenta porque el régimen se ha negado a aceptar una observación internacional independiente”.

Pese a la falta de condiciones descritas, el exgobernador de Lara, Henri Falcón, quien formaba parte de la Mesa de la Unidad Democrática, decidió postularse para ser el principal contendiente de Maduro, lo que Smolansky considera “muy reprochable porque busca legitimar una elección que no tiene ninguna condición democrática. Henri Falcón lamentablemente ha decidido prestarse a eso y apartarse de la Venezuela democrática”.

Nuevas voces en la oposición

Cree que la oposición está en un proceso de reacomodo y aplaude la decisión de buscar con el Frente Amplio un espacio común en donde los protagonistas no sean únicamente los partidos políticos, sino que se incluyan a estudiantes, sectores universitarios, gremios, sindicatos, iglesias y a otros factores políticos que deberían sumarse. “Yo reitero que en Venezuela todos tenemos un número y no me refiero solo a los dirigentes políticos. Lo que cambia es el momento en que te va a tocar, te van a detener, inhabilitar, expropiar, censurar. Es por eso que todos debemos compartir un espacio común y eso se tiene que traducir a nivel internacional no solo a través de esfuerzos diplomáticos, sino organizando a la diáspora y mostrándoles un plan de acción”.

Smolansky es de los que cree en el potencial de la diáspora venezolana para reconstruir el país. “Yo creo que debemos trabajar en procurarles una oportunidad para la capacitación, para que cuando llegue el momento de volver ese talento pueda apoyar las políticas públicas que serán necesarias”.

¿Cómo procurar el cambio?

A juicio del dirigente de 33 años, el régimen de Maduro solo se sostiene con cuatro pilares: PDVSA, Consejo Nacional Electoral, Tribunal Supremo de Justicia y la Fuerza Armada Nacional. Ante ese panorama, la solución que vislumbra no puede ser dejar de participar en unas elecciones sin condiciones y esperar. “En primer lugar, no se puede dejar la calle, hay que seguir con la protesta pacífica y no violenta, que no tengo ninguna duda es a lo que más le teme Maduro porque es donde más se expone Maduro como dictador. Además, hay que elevar la presión internacional, mientras hacemos el trabajo de organizar a la diáspora venezolana y en tercer lugar, lograr persuadir a los rangos medios y bajos de la Fuerza Armada Nacional para que asuman una posición institucional. Si se dan esos tres factores, estoy seguro de que tendríamos una transición democrática en Venezuela”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas