LONDRES.- Nicolás Maduro calificó este martes al Gobierno estadounidense de Donald Trump de "pandilla" de extremistas y consideró que el grupo de supremacía blanca Ku Kux Klan parece estar en la Casa Blanca.

En una entrevista con la BBC divulgada hoy, el dictador venezolano insistió en que no permitirá la entrada a su país de ayuda humanitaria porque supondría justificar una intervención de Estados Unidos.

Maduro expresó su esperanza de que "este grupo extremista en la Casa Blanca sea derrotado por una poderosa opinión pública mundial".

Más de 40 países, entre ellos España y el Reino Unido, han reconocido al líder opositor venezolano Juan Guaidó como presidente encargado, mientras Maduro afronta presiones internacionales para convocar elecciones presidenciales.

"Es una guerra política, del imperio de Estados Unidos, de los intereses de la extrema derecha que hoy gobierna, del Ku Klux Klan, que gobierna la Casa Blanca, que quiere apoderarse de Venezuela", resaltó Maduro a la cadena británica y agregó más adelante: "nos odian, nos menosprecian porque solo creen en sus propios intereses y en los intereses de EEUU".

Negando los problemas

Sobre la ayuda humanitaria, afirmó que Venezuela tiene "la capacidad para satisfacer todas las necesidades de su pueblo" y añadió que "eso es un show que ha montado el gobierno de Estados Unidos con la complacencia del gobierno colombiano para tratar de humillar a los venezolanos".

El gobernante, que ha culpado a las sanciones impuestas por EEUU por la crisis económica en su país, agregó que la intención de Trump es "crear una crisis humanitaria para justificar una intervención militar".

"Esto es parte de la farsa. Es por ello que, con toda dignidad, nosotros les decimos que no queremos sus migajas, su comida tóxica, sus sobras", aseveró.

La periodista de la BBC le atajó diciéndole que ella misma había visto personas rebuscando comida entre la basura en Venezuela, a lo que contestó "ustedes tienen un estereotipo en la BBC y en los medios estadounidenses, con una Venezuela que no existe" y remachó "Venezuela no es un país de hambruna. Tiene altísimos niveles de nutrientes y de acceso a la alimentación".

El dictador de Venezuela le echó la culpa a EEUU por no poder comprar alimentos, medicinas e insumos para el pueblo, debido a que Trump "nos ha secuestrado US$10 millones en cuentas bancarias y miles de millones en oro en Londres".

Cuando fue consultado sobre la migración de venezolanos en los últimos tres años, que supera las 3 millones de personas, Maduro volvió a decir que el problema es de los medios de comunicación y no de su régimen.

"Ustedes en los medios de comunicación occidentales tienen un problema, que dan por hecho cualquier mentira que se difunde. Se ha exagerado toda la campaña que se ha hecho sobre la migración en Venezuela. Somos un país receptor de inmigrantes. Ustedes no lo saben ni lo difunden", dijo. Sin embargo, la migración de venezolanos es el mayor desplazamiento registrado en Latinoamérica, pues según cifras de la ONU, más de 3,3 millones de venezolanos han emigrado en los últimos años.

Por otra parte, Maduro negó que Venezuela experimente actualmente una hiperinflación de 1.000.000%. "Una inflación de 1.000.000% no la aguantaría ningún país del mundo". A su juicio, la culpa es nuevamente de los medios de comunicación que "no cuestionan ninguna cifra con tal de que esa cifra sea contra Venezuela".

"Son acríticos con las mentiras que hay sobre Venezuela. Así es la BBC, la CNN, todos los medios occidentales, porque están metidos en el guión para intervenir a nuestro país", manifestó.

Sobre la escasez y el alto costo de las medicinas, Maduro indicó que Venezuela tiene un sistema primario de medición de medicinas "que no lo tiene ningún país del mundo".

FUENTE: Con información de EFE
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que las acciones emprendidas por Juan Guaidó y el Parlamento venezolano están en el camino correcto para generar un cambio político en Venezuela?

Las Más Leídas