BUCAREST.- La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, recalcó este jueves sobre la situación en Venezuela que ningún embajador europeo asistió a la investidura de Nicolás Maduro para su segundo mandato presidencial, lo que consideró que "ya es una señal muy clara".

"Ninguno de nuestros embajadores fue a la investidura de Maduro y eso ya es un señal muy clara", indicó Mogherini a la prensa con ocasión de una reunión informal de ministros de Exteriores de la UE.

La jefa de la diplomacia comunitaria recordó que el pasado sábado emitió un comunicado "muy claro y muy cuidadosamente redactado que representa a los 28 Estados miembros".

En esa declaración, la UE urgió a convocar elecciones en Venezuela en los próximos días sin llegar a dar ningún plazo, como los ocho días solicitados por países como España, el Reino Unido o Alemania, entre otros, para, en caso de no haber comicios a la vista, reconocer al responsable de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente encargado del país.

Aunque la reunión de este jueves tiene carácter informal y, por lo tanto, los ministros no pueden tomar decisiones oficiales, seguirán abordando el asunto.

"Nuestra posición es muy clara y unida", insistió Mogherini, quien recalcó que "claramente pedimos nuevas elecciones que sean justas, libres, supervisadas de diferente manera" que las que llevaron a Maduro a un segundo mandato.

Al mismo tiempo, la política italiana insistió en que "apoyamos firmemente el papel de las instituciones legítimas, la Asamblea Nacional, el papel de su presidente".

"Hemos puesto seriamente en cuestión los resultados de las elecciones del año pasado, hasta el punto de que embajadores de la UE no acudieron a la investidura de Maduro en enero", apuntó.

En ese contexto, Mogherini dijo que la posición de la UE siempre ha sido de "presión" pero también de "mantener abiertos espacios para el diálogo".

"Por eso hemos mantenido los canales abiertos con todas las partes sobre la crisis política en Venezuela", señaló, a la vez que subrayó la iniciativa de la UE de establecer un "grupo de contacto" con países de la UE y América Latina, "en estrecho contacto" con otros socios como la ONU.

"Ahora hace falta que haya un grupo de contacto internacional para que podamos avanzar en la situación en Venezuela", indicó por su parte el ministro belga de Exteriores, Didier Reynders.

Dijo que los países europeos han abordado el asunto a nivel del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde "pedimos que haya unas elecciones creíbles, que no se use la violencia y pueda haber un acceso humanitario completo".

"Porque temo una situación de bloqueo. Tenemos que ver cómo reforzar esta idea de un grupo de contacto internacional", comentó.

Reynders insistió en que "haya unas elecciones creíbles", para lo que "hay que poder crear ese grupo de contacto internacional y, en ese marco, si las cosas no evolucionan, la UE deberá tomar decisiones aún más fuertes".

El ministro húngaro, Péter Szijjártó, confió en que los países mantengan una posición común sobre Venezuela.

"La posición oficial quiere decir la voluntad política de los Estados miembros, así que vamos a ver cuál es la posición común y, nosotros, definitivamente nos uniremos", apuntó.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el régimen cubano aceptará los verdaderos resultados del referendo constitucional?

Las Más Leídas