ebejarano@diariolasamericas.com

MIAMI - El apoyo incondicional que ha ofrecido el gobierno de Rusia al régimen de Nicolás Maduro al parecer no ha sido gratuito. Para las etnias indígenas que habitan en el estado Bolívar, la presencia de los rusos en la zona minera de Venezuela preocupa, no solo por el daño ambiental que pueda provocar la indiscriminada extracción de torio (un mineral), sino por lo que significa para toda América que los rusos instalen una base de operaciones en esa región, conocida como Arco Minero.

Te puede interesar

Así lo denunció Ricardo Delgado, un líder indígena de la etnia pemón y exalcalde de la Gran Sabana, en una entrevista ofrecida a DIARIO LAS AMÉRICAS durante una gira que realizó por varias ciudades de los Estados Unidos, donde se ha encargado de advertir del peligro que representa que los rusos exploten el torio, un producto que puede ser radioactivo y podría ser convertido en combustible nuclear, y que además monten una base militar en el estado Bolívar, a pocos kilómetros de la frontera con Brasil.

“Ningún gobierno de América debería estar contento con la presencia rusa en Venezuela para la extracción de torio. Y los venezolanos mucho menos. Los rusos pueden generar una contaminación ambiental y radioactiva cuando comiencen a explotar ese mineral. Nada más que con el proceso de extracción, concentración y enriquecimiento es terrible porque estamos hablando de una grave afectación al Parque Nacional Canaima”, denunció Delgado.

Comentó que la explotación de torio se hará a cielo abierto, pero desconocen si lo van a procesar en Venezuela, dónde van a montar los concentradores, o si se lo van a llevar a Rusia. Explicó que los rusos tienen un puesto de control actualmente en Canaima, pero que su base más grande estará en la zona conocida como La Paragua. “Desde allí los rusos van a controlar todo, las aeronaves, la producción de oro”, apuntó el líder indígena.

Hasta el momento tienen conocimiento de que en la base de Canaima hay unos 30 rusos, pero se desconoce el número de personas que se encuentran en la zona de la base de La Paragua.

Explicó que, al establecer estas bases, también han colocado unidades militares con misiones estratégicas. “Tienen misiles antiaéreos. Qué más van a hacer después de eso, tampoco sabemos. Lo que sí sabemos es que tienen detectores de todo tipo, como sensores de sangre humana, es decir, infrarrojo para detectar a quien se acerca. Tienen intervenidas las líneas de telefonía. Están controlando todo”.

Recalcó que mientras los rusos sacan el torio, dañando el medio ambiente, Maduro recibe una protección contra una posible invasión, que él piensa que puede suceder.

Delgado muestra un diagrama, con membrete del Ministerio para el Desarrollo Minero Ecológico, según el cual las fuerzas del régimen van a designar a una autoridad antes de iniciar las exploraciones. “Van a controlar desde La Paragua, los aeropuertos de Tumeremo, Guasipati, Luepa y Santa Elena”, enfatizó.

Dijo además que están por ejecutar el reemplazo de todas las autoridades que hacían vida en La Paragua; también incluyen el restablecimiento del plan de vuelo y autonomía de combustible de todas aeronaves. Señaló que harán la revisión exhaustiva por parte de la Guardia Nacional Bolivariana, GNB, antidroga y resguardo de todas las aeronaves: “Además se establece un régimen especial de vuelo en todo el estado Bolívar, pero todo es desde La Paragua. Continúa el diagrama con el establecimiento del tarifario de recaudación del mineral oro por servicio del aeropuerto relacionado con la minería, o sea que todo va a ser cobrado y pagado en oro. Tendrán el control absoluto de los tres métodos de acceso aéreo, terrestre y fluvial. Por eso es que fueron para allá, los rusos están tomando acciones porque a partir de ahí es que van a controlar toda el área”.

Masacres sin justicia

Delgado asegura que en Venezuela no hay ningún proceso judicial que haya sido abierto por el régimen para condenar o procesar a todos aquellos que fueron partícipes de las masacres contra la población indígena. Recordó lo ocurrido en Canaima, o la ocurrida en Ikabarú.

Para explicar la situación de violencia que actualmente existe en la zona llamada el Arco Minero, Delgado se remontó a los años cuando Hugo Chávez era presidente. “Con la nueva Constitución, nosotros ganamos los derechos indígenas que, entre otras cosas, establecen el derecho de la propiedad de la tierra, a la información y consulta previa de los proyectos y la participación política. Aun cuando no se garantizaba nada de lo prometido, no había violencia contra las comunidades indígenas”.

Delgado aseguró que lo que vino después de la muerte de Chávez fue el enfrentamiento entre los que tenían el control de la zona y los que llegaban amparados por Nicolás Maduro, afectando gravemente a las poblaciones indígenas, quienes han sido víctimas de masacres, asesinatos selectivos y desplazamientos masivos. Esta situación será ampliada en una próxima entrega.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Sabe a dónde ir y a quién acudir en Miami si sospecha que se ha contagiado con el nuevo coronavirus COVID-19?

Sí, tengo todos los teléfonos de emergencia que necesito
Sí, pero quisiera tener más información sobre eso
Iría directo a un servicio de emergencia
Consultaría con mi médico primario
No tengo toda la información. Llamaría al 911
No sabría qué hacer. Necesitaría ayuda
ver resultados

Las Más Leídas