martes 31  de  enero 2023
CRISIS MIGRATORIA

Organismo alerta sobre crisis migratoria inédita en Honduras

La mayoría de quienes quieren entrar en Honduras proceden de Venezuela, si bien también hay personas de Cuba, Ecuador, Haití e incluso de Yemen y Bangladesh

TEGUCIGALPA — El flujo migratorio durante los primeros ocho meses de 2022 en la frontera sur de Honduras ya multiplica por ocho los datos correspondientes al mismo periodo de 2021 y alcanza niveles inéditos desde 2018, según Acción contra el Hambre, que ha alertado de que la situación podría empeorar en los próximos meses.

El Instituto Nacional de Migración (INM) de Honduras ha registrado en la frontera sur del país 84.762 entradas ilegales, pero la cifra podría ser ocho veces mayor. Acción contra el Hambre estima que este año más de medio millón de personas intenten cruzar de forma ilegal el país centroamericano.

La exigencia de un visado para entrar en Honduras complica para los migrantes el acceso regular al país, lo que lleva a muchos de ellos a contactar con 'coyotes' para entrar a través de puntos ciegos, siendo los pasos de Danlí y Trojes --en Nicaragua-- los más transitados.

La declaración de emergencia en estas zonas llevó a Acción contra el Hambre a iniciar un despliegue de emergencia, en el que ha constatado que las atenciones nutricionales se duplicaron en agosto y los casos de riesgo nutricional siguen en aumento.

La mayoría de quienes quieren entrar en Honduras proceden de Venezuela, si bien también hay personas de Cuba, Ecuador, Haití e incluso de Yemen y Bangladesh.

"Pensaba que iba a ser un viaje normal, pero no se lo recomiendo a nadie, ni con hijos, ni embarazadas. He visto de todo. Mujeres tiradas, violadas, niños desaparecidos, animales", relata el peruano Jairo Navarro, de 22 años, en declaraciones a la ONG. El viaje puede prolongarse durante meses.

Una de las trabajadoras del equipo de emergencias de Acción contra el Hambre, Janire Zulaika, ha explicado que los migrantes cuentan especialmente las dificultades en el conocido como Tapón del Darién, una zona selvática entre Colombia y Panamá.

"También nos hablan de una necesidad de comida, de agua potable, de apoyo en salud. Muchas personas tienen accidentes, hay muchas muertes, violaciones. Estamos hablando de situaciones terribles", ha añadido Zulaika.

FUENTE: Con información de Europa Press

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar