RÍO DE JANEIRO.- La petrolera semiestatal brasileña Petrobras pagó 796 millones de dólares a una contratista por medio de una empresa en un paraíso fiscal para que esa firma tributara menos impuestos, según la investigación “Paradise Papers” del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

El portal “Poder360”, que forma parte del ICIJ, informó hoy que la beneficiaria de la operación fue la empresa brasileña Galvao Queiroz. De acuerdo con el portal, los 796 millones de dólares (unos 687 millones de euros) fueron pagados por la semiestatal entre 2004 y 2008.

En un comunicado de respuesta de Petrobras sobre el tema, la petrolera reconoce la operación y confirma que el pago se hizo en el exterior para que la contratista tributara menos.

“El domicilio extranjero de la empresa es de elección de la proponente, siendo usualmente escogida la opción con mejores incentivos a fiscales. No cabe a Petrobras esa definición”, afirma el texto.

El uso de entidades registradas en así llamados "paraísos fiscales" no es ilegal, siempre y cuando el beneficiario lo declare a las autoridades fiscales del país en el que reside y no se aproveche la opacidad que genera para negocios turbios como lavado de dinero.

"Poder360" informó que, según Petrobras, el pago corresponde a valores adicionales en la prorrogación del alquiler de una unidad de perforación marítima –llamada Alaskan Star (SS-39)- localizada en la Cuenca de Campos, en el estado de Río de Janeiro. La plataforma es alquilada por la petrolera desde 1998.

Según la página de Internet, el contrato de arrendamiento y sus añadidos fue cerrado por la empresa Star International Drilling Limited, que pertenece a Galvao Queireoz en las Islas Caimán.

El portal colgó el cuadro de directores de esa "offshore" (empresa en un paraíso fiscal) caribeña, abierta en 1994, en el que aparecen cuatro nombres de la familia Galvao Queiroz: Antonio, Marcos, Joao Antonio y Dario.

Asimismo, informó que Petrobras confirmó que para el alquiler de unidades de perforación marítimas son utilizados dos contratos: el primero, de arrendamiento, que es firmado con la empresa extranjera –en este caso la "offshore"- y el segundo de prestación de servicio, que se celebra con la firma nacional.

La familia Galvao Queiroz ya aparecía en las tres últimas investigaciones sobre registros de empresa en paraísos fiscales: "Swissleaks" en 2015, "Panamá Papers" en 2016 y "Bahamas Leaks", también el año pasado.

La investigación “Paradise Papers” también obtuvo documentos de que Antonio, Marcos, Joao Antonio y Dario Galvao Queiroz son los directores de otra offsshore, Constellation Overseas Ltd., con sede en las Islas Vírgenes.

Además, la empresa también es una de las investigadas en Brasil en la megacausa “Lava Jato” (“Lavado de Autos”), que investiga desde 2014 tramas de corrupción entre políticos y empresarios del país a partir de contratos con las empresas del Estado. La investigación trascendió al exterior y hay procesos relacionados con ella en Venezuela, Argentina y Perú, entre otros.

“Paradise Papers” surgió este fin de semana a partir de la filtración de millones de documentos de la firma Appleby, una de las mayores empresas especializadas en crear empresas "offshore" en el mundo y cuya sede está en Bahamas.

Entre los brasileños que aparecen en los “Paradise Papers” están Henrique Meirelles, ministro de Economía, y Blairo Maggi, titular de la cartera de Agricultura y la contratista Odebrecht. Los dos ministros declararon que las empresas que poseen en paraísos fiscales son legales y debidamente declaradas a las autoridades del país sudamericano.

Bloc de notas

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario