CARACAS.- El relevo presidencial en Colombia tendrá un impacto significativo para la dinámica política en Venezuela.

El 19 de julio los colombianos deberán escoger entre el modelo izquierdista de Gustavo Petro y el populismo de Rodolfo Hernández para dirigir al país durante los próximos cuatro años.

Te puede interesar

A pesar de la incertidumbre democrática que generan estos proyectos políticos, hay temas en los que ambos parecen coincidir. La relación con el gobierno de Nicolás Maduro es uno de esos puntos de acuerdo entre Petro y Hernández.

Colombia es uno de los siete países que actualmente no solo reconoce al Gobierno Interino de Guaidó, sino que mantiene relaciones diplomáticas con sus representantes.

No obstante, a la fecha, lo más probable es que, sin importar quien triunfe en el balotaje, la política exterior de Colombia hacia Venezuela experimente un cambio significativo, empezando por el reconocimiento al gobierno interino de Juan Guaidó.

Aunque Gustavo Petro se ha convertido en un crítico constante de Nicolás Maduro, durante toda la campaña ha mantenido la tesis de que las relaciones internacionales se sostienen con países, no con gobiernos, y que en la práctica Colombia sostiene relaciones con muchos países no democráticos.

Incluso, ha usado el ejemplo concreto de la ciudad fronteriza de Cúcuta para explicar su posición sobre Venezuela. "Yo tengo que decirles que Cúcuta no puede ser ciudad, no puede prosperar, no puede superar los problemas sin abrir las fronteras. Que las relaciones diplomáticas se restablezcan normalmente es un tema difícil, polémico incluso. A escala mundial debatible, indudablemente, pero yo no veo alternativa para Cúcuta si no hay restablecimiento cabal de la relaciones diplomáticas y consulares entre los dos países”, sostuvo el candidato del Pacto Histórico en una entrevista para el diario El Tiempo a principios del mes de mayo.

Formalmente las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela están rotas desde el 23 de febrero de 2019. No obstante, el intercambio comercial fronterizo está suspendido desde 2015.

Por otra parte, Rodolfo Hernández ha sido mucho más enfático al criticar expresamente el reconocimiento de Colombia al Gobierno Interino. "Yo no sé quién inventó reconocer a Guaidó de presidente de la República, cuando el que está ejerciendo el Poder Ejecutivo es Maduro". Aunque esta declaración de Hernández se produjo hace dos años, ha mantenido esta dinámica discursiva durante toda la campaña presidencial. Incluso, la semana pasada Hernández sostuvo que el mismo día que asuma el poder ordenará restablecer las relaciones consulares con Venezuela.

"Las relaciones consulares son necesarias para una buena circulación, intercambio tanto comercial como de turismo y también porque la frontera es donde más también se está sintiendo el incremento de la violencia que está que está teniendo Colombia (…) Las relaciones consulares hay que activarlas el mismo día porque los que están pagando las consecuencias de peleas políticas son los tres millones de colombianos que viven en Venezuela. Ellos no tienen nada que ver con eso, hay que ayudarles para que puedan establecerse, regularizarse."

Incluso, Hernández ha indicado que la "mejor política exterior es la interior, que quiere decir: no meterse con el vecino para que ese vecino no se meta conmigo (…) ¿Cómo vamos a pretender nosotros ponernos a preocuparnos por los problemas de Venezuela cuando tenemos aquí muchos? (…) Toca ponernos a trabajar en nuestras soluciones internas y allá que (Nicolás) Maduro resuelva con los venezolanos y los venezolanos resuelvan qué hacen con Maduro, eso no me interesa a mí.”

Sin embargo, algunos analistas colombianos consideran que el apoyo que Hernández busca en la derecha colombiana, especialmente en los sectores del uribismo, para poder ganar el 19 de junio, pudiesen hacer que matice este tipo de posiciones si finalmente llega al Palacio de Nariño, aunque no dejan de reconocer que el comercio entre ambos países ha colapsado y que el sector privado colombiano podría beneficiarse significativamente de la normalización de relaciones.

Chavismo a la expectativa

Los anuncios de Petro y Hernández han encontrado amplio respaldo en el gobierno de Maduro.

Freddy Bernal, gobernador del estado Táchira, entidad fronteriza con Colombia, ha indicado que reanudar oficialmente la frontera “significaría el reconocimiento por parte del Gobierno Colombia de las autoridades de Venezuela”.

Incluso, Maduro ha indicado que espera “tener una relación productiva y de paz con el nuevo presidente del país vecino”.

En un tono de mayor confrontación se ha expresado Diosdado Cabello, quien lidera el sector más dogmático del gobierno venezolano. “El Gobierno interino aspiraba a que el candidato que perdió en la primera vuelta, Federico Gutiérrez, fuera presidente para seguir dilapidando a Monómeros (…) Son una cuerda de delincuentes y pillos, las leyes colombianas seguramente les van a caer encima".

Monómeros es una empresa clave para el sector agroindustrial colombiano que pertenece al gobierno de Venezuela, aunque en los últimos cuatro años ha estado bajo control del gobierno interino de Guaidó. La gestión de la oposición venezolana sobre esta empresa estratégica para Colombia ha devenido en acusaciones e investigaciones por malversación de fondos, tráfico de influencias e incluso planes para facilitar la toma hostil de la empresa por parte de acreedores.

Duque, en contra

Iván Duque, el actual presidente de Colombia, ha sido uno de los principales aliados del Gobierno interino de Guaidó en los últimos cuatro años.

Durante su visita al Fondo Monetario Internacional en Washington, Duque se refirió a los anuncios de los candidatos Gustavo Petro y Rodolfo Hernández de restablecer las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela, aclarando que “una cosa es la relación entre Colombia y Venezuela y otra cosa entre Colombia y el régimen de Nicolás Maduro.”

Según Duque “tener relaciones con una dictadura criminal, con un narco-estado como el de Nicolás Maduro, pues simplemente es validar esas prácticas que son contrarias al Derecho Internacional y que han llevado a Venezuela a su mayor desgracia (…) La relación entre Colombia y Venezuela es tan fuerte, que hemos dado albergue a 1.8 millones de migrantes, y es tan elocuente lo que se ha logrado, que ya entregamos un millón de tarjetas del Estatuto de Protección Temporal que no tiene ningún precedente en este hemisferio”.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.91%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.71%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
22965 votos

Las Más Leídas