viernes 23  de  febrero 2024
VENEZUELA

Referendo sobre el Esequibo servirá a Maduro como globo de ensayo en 2024

Expertos en el tema y algunas instituciones no ponen en duda que la consulta referente a la defensa de ese territorio permitiría al régimen ciertos beneficios de cara a las presidenciales

Implicaciones geopolíticas al margen, el referendo consultivo sobre la defensa del Esequibo convocado por el gobierno de Nicolás Maduro servirá como globo de ensayo para las elecciones presidenciales de 2024.

Este evento, convocado para el domingo 3 de diciembre, reúne la mayoría de los elementos de los que Maduro puede valerse para intentar ganar la elección presidencial: aumentar su control electoral sobre los ciudadanos, generar abstención y provocar la dispersión del voto aglutinado en torno a diferentes liderazgos de la oposición.

Mariano de Alba, abogado especialista en relaciones internacionales y asesor senior de Crisis Group, califica al referendo como un “globo de ensayo”, que incluye “evaluar si desde el gobierno pueden poner a la oposición en una situación en la que hay diferencias internas en lugar de una coordinación estratégica sobre cómo proceder”.

En este sentido, el referendo está cumpliendo con su objetivo porque está mostrando diferencias estratégicas entre los principales liderazgos políticos de la oposición y la candidata presidencial María Corina Machado.

Mientras la Plataforma Unitaria dejó en manos del “libre albedrio” de los electores su participación en el referendo, Machado abiertamente ha criticado su celebración, incluso solicitando que no sea celebrado. Una posición diferente a la que mantiene el gobernador del Zulia, Manuel Rosales, y el excandidato presidencial opositor Henrique Capriles Radonski, quienes han llamado a los ciudadanos a participar en la consulta.

Desde la perspectiva de Machado, “no tiene ni siquiera sentido ponernos a discutir el contenido de estas preguntas (en relación a los cinco preguntas en el referendo) porque los expertos lo que plantean es que la sola ocurrencia del referendo puede perjudicar la posición de Venezuela ante la Corte Internacional de Justicia (…) El referendo no debe ocurrir porque es un error, ya que podría poner en riesgo la soberanía del país y la legitimidad de que Venezuela es dueña del territorio Esequibo ante la CIJ. Este no es un momento de utilizar una carta nacionalista para intereses particulares, políticos, aquí hay que asumir una posición de Estado y pensar en el interés superior de Venezuela y no actuar de esta manera irresponsable y antidemocrática"

No obstante, Capriles Radonski sostiene: “quienes están en el poder llevan 24 años y ahora es que se acordaron de nuestro territorio, de nuestra soberanía (…) Sobre la pregunta de qué hacer el próximo domingo, por supuesto que voy a votar. Esto no se trata de Maduro, ni se trata del PSUV. Es un tema de los que somos venezolanos, de los que sabemos que desde que tenemos uso de razón que el Esequibo es territorio nacional. (…) ¿Qué ha hecho este gobierno por el Esequibo? Quien me pregunte a mi sobre el Esequibo, en donde sea, frente a quién sea, le vamos a recordar que el Esequibo es de los venezolanos. A ver si después del domingo se ocupan a defender nuestro territorio, ellos son los responsables”.

Por su parte, Rosales explica que “lo que esté en juego en la Corte Internacional de Justicia es muy delicado. Ese mecanismo es nefasto para la sana convivencia de los dos países vecinos. Nosotros iremos a opinar, a votar el próximo domingo, Día de la Aurora de la Virgen de Chiquinquirá, pero el mismo lunes estaremos activados en la lucha ‘venezolanista’, porque no hay descanso posible cuando se trata de defender la soberanía nacional".

Para la mayoría de los analistas políticos de Venezuela, los partidos políticos intervenidos judicialmente por el gobierno de Maduro y los que se han separado estratégicamente de la Plataforma Unitaria presentarán su propio candidato presidencial en 2024. Este candidato puede ser Antonio Ecarri, quien ha criticado la posición asumida por Machado.

“Es indignante -sostiene Ecarri- que la candidata presidencial de la Plataforma Unitaria, María Corina Machado, coincida con los criterios del delincuente de Irfaan Ali (presidente de Guyana) que nos pretende arrebatar algo que nos pertenece debido a nuestra historia y gentilicio a todos los venezolanos. Para completar, el vicepresidente de Guyana publica sus declaraciones como un trofeo (…) Si va a ser jefe de Estado tiene que conocer de historia, y cuando se trata de la integridad del territorio no hay diferencias partidistas, políticas ni ideológicas. Pedir detener el referendo es coincidir con el presidente de Guyana”

Prueba electoral

En el más reciente informe de coyuntura política de la firma Carpe Diem se explica que el referendo le servirá a Maduro y al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para evaluar el despliegue de su maquinaria electoral y el funcionamiento de la nueva infraestructura de centros y mesas de votación.

Para este referendo el Consejo Nacional Electoral (CNE) aumentó significativamente la cantidad de centros de votación de una sola mesa en zonas populares y núcleos habitacionales controlados por las instancias de monitoreo social creados por el gobierno venezolano durante la última década.

Este tipo de centro de una mesa ubicados en zonas populares son lo que suelen señalarse en los reportes de los observadores electorales como los más propensos a servir para las prácticas de voto asistido, control electoral y voto controlado por comisarios del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Esta será la infraestructura electoral que se empleará en la elección presidencial prevista para el segundo semestre de 2024.

La firma Carpe Diem también se hace eco de la tesis de “globo de ensayo” y la posible “malvinización” del diferendo territorial. En este sentido, recogen la preocupación de organizaciones defensoras de derechos políticos que temen que una escalada bélica por el control del territorio derive en la declaratoria de una Estado de Conmoción interna por parte de Maduro que le permita suspender la celebración de la elección, aunque la Constitución venezolana prohíbe taxativamente que los eventos electorales sean suspendidos, aunque exista Estados de Excepción decretados por el Ejecutivo Nacional.

Por otra parte, será inevitable que los principales voceros del gobierno venezolano no comparen la participación del referendo con la movilización electoral reportada en la primaria de la oposición celebrada el 22 de octubre.

Aunque la mayoría de los analistas consultados por DIARIO LAS AMÉRICAS desaconsejan este tipo de comparación por tratarse de eventos diferentes, reconocen que para el gobierno de Maduro será un punto de honor anunciar una participación muy superior a los 2.3 millones de votantes registrados en la elección de base celebrada el mes pasado.

Sobre este punto advierten que al no participar activamente la oposición en la organización del referendo no se podrán auditar los resultados, por lo que existe la posibilidad que se anuncien datos de participación diferentes a los realmente registrados como ocurrió durante la elección de la Asamblea Nacional Constituyente de 2017.

En esa oportunidad, el proveedor de servicios de voto automatizado del CNE denunció que el organismo comicial anunció una participación en la elección que superaba hasta en 2 millones de personas el registro oficial.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar