MIAMI.- Luego de crecer ante las cámaras de Telemundo y haber sido el hijo pequeño de varios personajes principales, al actor Andrés Cotrino le ha llegado la hora de enfrentar su primer papel protagónico. Y lo hace como parte del elenco juvenil de la serieLa suerte de Loli.

En la recién estrenada producción, el colombiano de 21 años se adentra en la piel de un adolescente inmigrante, cuatro años menor a quien la vida ha maltratado.

Te puede interesar

“Gabriel es un joven de 17 años, a quien le ha tocado muy duro en la vida, hasta el punto que a veces tiene que dormir en la calle; no conoce a sus papás y tiene una hermanita de la que se encarga. Mientras va pasando la historia va generando conexiones con uno de los personajes que se convierte en su luz, en una salida de todos los problemas. Y ahí empieza la historia de Gabriel”, contó Andrés Cotrino a DIARIO LAS AMÉRICAS sobre su personaje en la serie cuyas grabaciones se realizan en Doral.

Y si hay algo que Cotrino tiene en común con su personaje Gabriel es su perseverancia, la misma con la que ha luchado por sus sueños desde niño en su natal Colombia, cuando cada tarde se vestía como el personaje de Spiderman y lo interpretaba.

“Nos parecemos en la nobleza, en que él se pone metas y las consigue; no se da por vencido. Es una buena persona, creo que en esas partes Gabriel se asemeja mucho a mí. He tenido la oportunidad de trabajar en otras novelas de Telemundo, pero este es mi primer protagónico juvenil. Entonces por la edad se permiten contar historias un poco más fuertes. Por eso, este personaje es un poco interesante”, dijo.

Pero las diferencias también lo retan y lo motivan.

“Él es mexicano, así que la primera barrera fue el acento. Y yo no soy el tipo de persona que mantiene el acento afuera del set, así que tengo que llegar y empezar a hablar con el acento neutro o mexicano. Aparte de eso, el personaje es un poco rudo por lo que ha vivido. En realidad es noble, pero en la fachada le toca mostrar un poco de fuerza, de calle. Eso fue lo que más me costó”, contó.

Dirigida por Miguel Varoni y protagonizada por Silvia Navarro, La suerte de Loli cuenta con Gaby Espino y Carlos Ponce entre el elenco principal.

Sus inicios

Su debut ante las cámaras fue en el set de Alguien te mira, en 2010, como el hijo de los personajes de Rafael Amaya y Karla Monroig, con quien coincide en La suerte de Loli.

En La casa de al lado, Miguel Varoni y Maritza Rodríguez (ahora Sarah Mintz) fueron sus padres. Después actuó en Corazón Valiente, junto a Fabián Ríos y Ximena Duque. Luego vinieron otras dos producciones: Silvana sin lana, en la que también coincidió con Carlos Ponce, y Al otro lado del mundo.

“No diría que tengo una amistad con Carlos Ponce, pero cuando nos vemos en los foros siempre hay una complicidad. Me dice: ‘brother (hermano), pero tú has hecho más novelas que yo, estás en todas las novelas. Siempre que vengo estás aquí’. Es muy chistoso, es muy amable; me cae súper bien”, dijo.

“En esta producción no tuve escenas con Carlos. Con Gaby Espino ya grabé una escena, pero no ha habido mucho contacto. Con quien sí he tenido más contacto ha sido con Joaquín Ferreira, que hace el personaje de Octavio, que también fue el Potro en Club de cuervos. Hemos ido a hacer deportes en el agua; no me acuerdo el nombre, pero son unas tiritas de las que uno se agarra y va como patinando en el agua”, agregó.

Pero también ha dado sus primeros pasos en el cine. En el plató de Critical Thinking conoció a John Leguizamo, quien lo sorprendió con palabras alentadoras.

“Yo no sabía que esperar, porque no sabía si era amable o vanidoso. Y me topé con una sorpresa tan bonita. Es lo más relajado que hay en el mundo, súper chistoso y muy amable. Estaba preocupado porque todo saliera bien; se tomó el tiempo de hablar conmigo y me dijo varias cositas que fueron muy bonitas de escuchar. Esa fue mi primera participación en una película y no fue el personaje más grande que había. Me dijo: ‘brother, si hubiera sabido que eras tan bueno, te hubiera dado un personaje más grande’. Y ahí empezó a preguntarme de mi trayectoria y cómo me había sentido”, recordó.

“La película fue en Spanglish, pero mi personaje era un muchacho inmigrante que llega a la escuela por primera vez y se mete en problemas. Y así como entró, así salió. Llegar a Hollywood es una de mis metas más grandes desde que empecé en la actuación”, añadió.

Como tantos inmigrantes, Cotrino llegó con su familia a EEUU con siete años y poco tiempo después comenzó a presentarse en castings. Pero su sueño de actuar ya lo acompañaba.

“En Colombia, después de llegar de la escuela siempre veía la película de Spiderman. Esa era mi rutina; me ponía el traje todos los días, ponía la película y recitaba todo lo que el personaje decía. Y les decía a mis papás que quería estar en la televisión. Siempre he tenido esa cosita de la actuación y la música dentro de mí”, contó.

“Mi papá trabajaba en Direct Tv vendiendo puerta a puerta y conoció a la dueña de una agencia de talentos. Y así empecé a hacer castings. Nos demoramos seis meses en que me hicieran las fotos, porque mis papás trabajaban. Hasta que un día de tanto insistir hicimos las fotos en un Walmart y se las mandamos a la señora de la agencia.

Y no pasó mucho tiempo para que empezara mi carrera después de que hice el casting para Telemundo”, agregó.

Ahora que las grabaciones de La suerte de Loli están a punto de finalizar, Andrés Cotrino, quien se instaló temporalmente en Doral, planea regresar a Lakeland, en el centro de Florida, donde vive junto a sus padres y hermana menor.

Además de continuar actuando, anhela triunfar en la música. Y en los últimos meses, a la par de las grabaciones, se ha dedicado a trabajar por su otro sueño.

“Estoy preparando un mundo de canciones, producidas y escritas por mí, para empezar a compartirlas. Estoy muy comprometido con esta meta, casi no salgo. Cuando termino de grabar, vengo para el apartamento para hacer música”.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.43%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.97%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.6%
26822 votos

Las Más Leídas