MIAMI.- Llegó a Estados Unidos hace tres años, le dijeron que todo cambiaría abruptamente, pero la actriz y comediante argentina Clara Ulrich no sabe rendirse y muestra cierto recelo ante la palabra “reinventarse”, pues, a fin de cuentas, “ya tengo 38 años. ¿Qué me voy a reinventar? Esto es lo que hay”.

Con una perseverancia de acero y su humor contagioso ha hecho reír a miles de personas en el sur de la Florida. Y va por más. Con el show Café Caliente con Amigas, que presenta este jueves en Doral, la argentina con alma de venezolana, cubana, colombiana, y todas las nacionalidades de América Latina que defiende en sus espectáculos, promete sacudir al público no solo con carcajadas, sino con esas historias que inspiran a cambiar, a renovarse.

Te puede interesar

¿Quién es Clara Ulrich?

Soy actriz hace 25 años. Siempre supe que quería ser actriz, y tengo una trayectoria en teatro, radio. Conducía la primera mañana de la Rock & Pop, también la primera tarde en Radio Uno. La radio para mí fue de esos amores que uno no sabe que va a tener y te sorprenden en la vida. Estaba muy enamorada del teatro. Un día en un varieté de humor que hacía me vinieron a ver de una radio muy conocida allá, me pidieron que hiciera un casting y a partir de ahí empezó una carrera en radio de más de 10 años, primero como humorista, después como locutora, y finalmente como conductora.

¿Por qué dejas todo eso para venir a EEUU?

Tenía mucho trabajo en Argentina, pero a mi marido le dieron una oferta laboral y decidimos venir. Al principio fue duro porque tenía un ritmo de trabajo muy acelerado en lo que amo, haciendo radio, haciendo teatro, escribiendo humor para Cosmopolitan, y de repente fue llegar a Miami y decir: ‘¿y ahora qué hago?’ Ni siquiera sabía conducir, me manejaba en transporte público. Fue un periodo de un año de adaptación, el primer año que todo el mundo te dice que va a ser duro; efectivamente, es duro.

Pero empezó a andar mejor después. Una amiga mía me dijo: ‘hay un curso de parenting los miércoles a la mañana, ¿querés ir?’ Y le dije: ‘lo que sea, necesito algo para hacer’. Y terminé en este curso con la psicóloga Erika Angulo. Me ayudó a ser mejor mamá. Soy mamá de Vicente, que tiene 7 años. Pero lo más gracioso es que eran todas chicas venezolanas y ellas se reían de mis relatos dramáticos. Yo lo vivía dramáticamente porque como sabrás vengo del país del tango, donde todo es un llanto, un drama, un ‘ahí vamos’. Yo creía que era mamá full time en Argentina, pero no, porque tenía un montón de ayuda, entre las abuelas y la que te ayuda en casa. Acá de verdad una es mamá full time y se ocupa de todo.

Dedicarme solamente a ser mamá y a llevar adelante los quehaceres domésticos me vuelve loca; apoyo a la mujer que eso no le pasa, pero yo necesito el trabajo, eso esta muy vinculado a lo que soy. Ser actriz para mí no es solamente una profesión, es una pasión, una vocación, una forma de vida, y cuando eso te pasa, cuando te sacan eso, te sacan como un pedazo. Lo que siento es que EEUU me volvió más emprendedora.

En este grupo yo contaba mis experiencias y estas chicas (quienes son amigas mías) se reían. Un día una de ellas me dijo: ‘chama, tienes que escribir de esto’. Pero les decía: ‘yo era graciosa en Argentina, pero no sé si soy graciosa acá’. ‘Pero nosotras nos estamos riendo’, me decían. Siempre en radio y en teatro he escrito mucho mis materiales, así que dije: ‘bueno, me voy a sentar a escribir’.

El primer show que hice, llamado S.O.S. Mamá Inmigrante fue una catarsis teatral, fue sentarme y decir todo lo que me estaba pasando. La cosa arrancó la primera vez que me subí al escenario; se cumplirán dos años el 28 de septiembre. Entonces dije: ‘hay algo que efectivamente es universal del humor. Cualquiera se puede reír de cuestiones arquetípicas que nos pasan a todos’. Lo presenté en Doral, después en Paseo Wynwood y empecé a ponerme detrás de la producción de mis propios shows.

Uno de los textos que decía era: ‘en este país muchas cosas se crearon en un garaje. Este stand up también nació en un garaje mientras doblaba ropa’. Después, hace unos nueve meses, apareció Café con Amigas, el show que tenemos ahora, y estamos de gira por Orlando (vamos el 19 de septiembre). Después hay posibilidades de llevarlo a España, a Colombia, a Panamá. Antes lo habíamos llevado a Buenos Aires, a Houston.

¿Cómo fue volver a Argentina?

Volver a mi país con un show que en realidad es un homenaje a las amigas… Una de las cosas más difíciles de ser inmigrante es estar lejos de las amigas. Así que tuve la posibilidad de hacer el show que escribí para ellas, delante de ellas, y para un público que me sorprendió. Las entradas de las funciones que hicimos allá se agotaron todas.

Grupos de Whatsapp!!!

Tiene una mística muy particular Café con Amigas. Siento que es más allá de mí. Hablar de las amigas mueve una fibra en las mujeres, y hay que entender que la vida la caminamos con las amigas. Los hombres van y vienen, los hijos, no, los hijos son para siempre. Y el camino de la vida con las amigas siempre es extraordinario.

Este jueves estreno nuevo show, que se llama Café Caliente con Amigas.

¿Este es más subido de tono?

Tiene un toque de sensualidad pero se orienta en cómo hemos aprendido lo que es el amor a través de las amigas, esas que saben cuántas veces te enamoraste, las que te han acompañado cuando te rompieron el corazón, las que te dieron algún tip sensual, pero no es un show sexual netamente.

Arrancamos ahora en Doral (Macondo Coffee Roasters), pero después lo llevamos a Weston, Key Biscayne, Parkland, Aventura.

Embed

Siento que lo que hacemos no es solo un stand up comedy. Me interesa armar shows donde tiene una incidencia lo audiovisual, generar diferentes clímax, y a través de la risa y el humor pensar en las cosas que nos pasan. En este caso es hablar del amor, de cómo fuimos aprendiendo a ser mujeres a través de nuestras amigas. También pensar qué nos pasa a las mujeres cuando vamos creciendo, qué cosas empezamos a postergar, qué parte de nosotras empezamos a olvidar. El humor y el teatro como un despertar y un hecho transformador, no solamente un episodio humorístico. El arte es modificar la mirada.

¿Qué lecciones te llevas de este camino?

Es un aprendizaje vivir en este país. Lo que valoro mucho de EEUU es que las reglas siempre están claras. Uno sabe que si trabaja y hace las cosas de tal o cual manera, con el paso del tiempo va a ir avanzando. Si le pone, por supuesto, mucho trabajo, tesón y persistencia. El éxito es no desanimarse frente a las adversidades. Tener un emprendimiento o algo a donde uno va. Todavía estoy descubriendo mucho. Este país es tremendamente multicultural. Hay gente de todas partes.

Particularmente nuestro show está orientado hacia los latinos, a medida que he ido conociendo las diferentes culturas. Desde mi cruce con las venezolanas no he vuelto a ser la misma. Ya me sé poner pestañas postizas. La mujer argentina camina por la calle a cara lavada; acá ya no puedo caminar a cara lavada. La idea de qué es ser mujer en diferentes países es totalmente distinto. Mi alimentación y mis gustos también han cambiado. Fanática de la arepa, del tequeño, de la cachapa. En las culturas, primero mostrame lo gastronómico y yo me engancho enseguida, porque me encanta. Pero también veo cómo somos distintas desde la sensualidad, desde lo que decimos, y cómo lo decimos.

Me he encontrado con gente maravillosa en estos tres años. Creo que el teatro es un hecho colectivo; a pesar de que estoy sola en el escenario, no estoy sola montando el espectáculo, tengo un equipo maravilloso. Detrás siempre hay un equipo de gente que te está acompañando. Este país me ha dado un equipo y amigos maravillosos.

Estás construyendo un nuevo círculo de apoyo, además de esas amigas que añoras de Argentina y, a la vez, aprendes a interpretar de algún modo a Miami

Las amigas de la inmigración, como digo en Café con Amigas, son todas: tu mamá, tu hermana, tu abuela, la nanny, las que te salvan de mil situaciones. El casting de amistades en la inmigración es menos exigente que en el país de uno. Acá uno no se va a poner exquisito. Siempre digo en broma que las amigas de la inmigración son esas amigas que no hubieses elegido en tu país.

Pero también te das cuenta de lo importante que es tener una amiga y alguien que te acompañe. No es ninguna broma la soledad que al principio uno siente.

Miami tiene mucho talento. Es una ciudad que me encantaría que deje de estar considerada una ciudad solamente para la playa y el mall, porque tiene un montón de posibilidades culturales, que hay artistas increíbles y que empiezo a notar una movida teatral muy interesante. Yo quiero que haya mucho teatro en Miami. Hay ganas de hacer cosas, además de comprar una t-shirt e ir a la playa.

¿Cuál es la línea temática de tu trabajo actualmente?

Homenajear a la amistad ha sido este último tiempo el motor creativo de mi trabajo. Dentro de poco viene un show dedicado a las parejas. No importa de qué nacionalidad sean: las discusiones son sobre lo mismo, el humor también esta ubicado sobre lo mismo. Así que se viene un show solo dedicado a que vengan las parejas a reírse. Pero también voy a meterme con nosotras, que somos de armas tomar. Será una mirada lo más justa posible.

¿Otros proyectos, desafíos?

Estoy haciendo el podcast Desconectados, con Luis Chataing. Nos divertimos mucho. También estoy haciendo una participación en su programa Conectados, que es de lunes a jueves.

Y Ustedes qué piensan ⁉️Estoy o no estoy muy Venezolana ? Tengo que “bajarle dos “? Es una “vaina demasiado arrecha”? . .A los Argentinos les aclaro que el choripan sigue corriendo por mis venas y que estoy contando las horas que me faltan para pisar mi patria ❤️! ..Hoy es Martes de #Conectados con @luischataing Con qué saldremos hoy? Nunca se sabe ..Studios @noxostudios Styling by @fanniannaleon @kabbuh Make up & Hair by @filofrondu_doral @107beautybarandspa ..#conectadosconluischataing #ClaraUlrich #humoristas #standupcomedian #noxostudios #Argentina❤ #venezuela❤

Y además estamos tratando de meternos en esto de las redes sociales. Para que la gente conozca tu trabajo hay que meterse en ese mundo, sin que te coma. Mi hijo me dice ‘mamá, soltá el teléfono’. Para los emprendedores que no tenemos horario fijo el desafío es ponerle un límite y saber diferenciar qué es real y qué es lo que está sucediendo en las redes sociales. Se ha convertido en un medio laboral, pero dista mucho de ser el mundo real y de los afectos.

Por eso también Café con Amigas es decir: ‘hablemos, encontrémonos’. Uno de los objetivos es juntarse con las amigas. Es un ratito que vos y tus amigas merecen.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas