CARACAS.- Desde que Lila Morillo y José Luis Rodríguez anunciaron su romance, se convirtieron en el centro de atención de los medios de comunicación. Cada evento de su relación, su inusual noviazgo por la diferencia de edad (ella es 3 años mayor que él), el matrimonio, el nacimiento de sus dos hijas y los rumores de separación, captaron el interés de toda la prensa.

Ambos eran dos súper estrellas. Ella, amada no solo en Venezuela sino en América Latina y Europa, reconocida como actriz de dramáticos y cantante. Él, uno de los galanes de la TV más solicitados que alcanzó la fama mundial cuando se atrevió como solista y mostró sus habilidades vocales con sensuales movimientos de cadera.

Te puede interesar

Fueron 20 años de matrimonio pero luego de que José Luis Rodríguez se radicara en la ciudad de Miami, su divorcio se convirtió en el hecho mediático más importante de la televisión venezolana de la época. Las periódicos, las revistas de farándula y los programas de radio y televisión dedicaban tiempo y espacio para hablar sobre la vida de ambos. El 1ro de julio de 1986, los dos acudieron a un tribunal ubicado en el centro de Caracas, donde hicieron la declaración de mutuo acuerdo para la separación. En Venezuela lamentaron que la unión de una pareja tan querida, que había sido un ícono, finalizara para siempre.

Entre las publicaciones y programas dedicados al tema, destaca el que el conocido animador Gilberto Correa hizo en su programa Close Up con imágenes exclusivas de la llegada de ambos a tribunales así como declaraciones de los involucrados. Todos querían saber qué pasó en la vida de esta amada pareja.

Pocos meses después de la separación, cuando aún muchos medios especulaban sobre la posibilidad de una reconciliación, El Puma anunciaba su nueva relación con la modelo cubana Carolina Pérez. El escándalo volvía a sus vidas. El interés de los medios de saber qué pensada Lila Morillo o qué había sentido al enterarse de esta nueva relación, la convertían en el centro de las búsquedas.

Un año después, Carolina Pérez daba a luz su hija Génesis, lo que agudizó aún más las diferencias entre las hijas de Lila, Liliana y Lilibeth, y su padre.

Luego sobrevino una larga lista de informaciones que daban cuenta del distanciamiento del cantante de sus hijas mayores. Algunos aseguraban que se debía a que dedicaba más tiempo a su nueva familia y poco le interesaba prestar atención a quienes apoyaban a su madre incondicionalmente.

Tras la separación, Lila Morillo tuvo tanto momentos de gloria en la televisión, como temporadas de ausencia total. Sus hijas construyeron su propia carrera como actrices en proyectos de dramáticos de las producciones nacionales, trabajo que combinaban con las presentaciones musicales que hacían junto a la madre, y las participaciones que tenían en diferentes programas de la televisión o en los homenajes que en ciertas fechas le rendían a Lila Morillo. Venezuela entera se paralizaba para saber cómo estaba Lila, y ella siempre se mostraba radiante, con grandes vestidos y encantada de recibir el cariño de su público.

Escándalo doloroso

Pero en 2004, cuando la hija menor de El Puma tenía 17 años, José Luis Rodríguez acusó al actor mexicano Mauricio Islas de abuso sexual. Tanto Génesis como Islas trabajaban en una producción dramática de Telemundo. El incidente se desató luego de que José Luis Rodríguez se enterara en una consulta médica que su hija había tenido un encuentro íntimo con el actor, quien para ese momento tenía 31 años.

El hecho fue debatido en los medios de comunicación, debido a que muchos aseguraban que había sido un encuentro consensuado y que no debía haber demanda, pero las leyes del estado de la Florida lo consideran como “una violación sexual estatutaria”, ya que la joven era menor de edad.

Mucho más allá de que al actor lo despidieron del canal; su esposa le pidió el divorcio y al parecer tuvo que llegar a un acuerdo con las partes, lo más dramático vino después.

En medio del escándalo entre la pareja de actores en Miami, en Venezuela, Lila hacía una confesión que sorprendió al público. Acusó a José Luis Rodríguez de no haber hecho nada cuando su hija Liliana, con apenas 6 años, fue violada por uno de los trabajadores de la familia. Al sujeto en cuestión solo lo despidieron y según Morillo, El Puma no quiso dar parte a las autoridades para evitar un escándalo que dañara su carrera musical.

Desde ese momento las afirmaciones y desmentidos captaron la atención de sus seguidores.

Se conoce de otro encuentro, luego de que El Puma informara su enfermedad pulmonar en televisión. Lila aseguró entonces que estaba orando por su recuperación, mientras las hijas daban a conocer un encuentro breve celebrado antes de la intervención quirúrgica.

Tras la cirugía y la milagrosa recuperación, la vida de Lila y José Luis vuelve a estar envuelta en escándalos.

Esta historia, continuará…

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.9%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.71%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.38%
23114 votos

Las Más Leídas