Hora 20:20. El cronometro se detuvo. La velocidad y el ritmo de nuestras vidas se interrumpió, como cuando frenas un tren a toda marcha. Nos encontramos en el partido de nuestras vidas. La humanidad se enfrenta ante un rival invisible con un poder de destrucción tan letal que ha logrado en menos de 2 meses lo que ninguna Guerra Mundial consiguió: La paralización total de la rueda del deporte. El desafío es enorme, hasta contra nuestra propia naturaleza gregaria. ¿Con que herramientas contamos para afrontar este desafío? ¿Cómo afecta y que cambios vendrán en el mundo del deporte después de esta pandemia COVID-19?

De un solo pitazo se bajó el telón. Todos los eventos y actividades deportivas del mundo se cancelaron o pospusieron. Desde el torneo social, campeonatos juniors, amateur, el profesional, hasta las Olimpiadas 2020. La población entera de deportistas, practicantes de algún deporte en tiempos libres, espectadores, hinchas, empresarios deportivos y todos los profesionales que hacen vida alrededor del deporte, que pueden representar hasta el 40% de un país, según encuesta del Instituto Nacional de Estadísticas de España (INE), se quedaron en suspenso, preocupados, solidarios y encerrados en cuarentena preventiva, sin su entretenimiento favorito. Una industria que mueve miles de millones de dólares en espacios televisivos, asistencia a los eventos deportivos masivos y la maquinaria de las marcas, se ha quedado paralizada. El vacío deportivo ahora se ha llenado de noticias del Coronavirus, y otras fuentes de entretenimiento en casa.

Te puede interesar

Nadie es inmune. Este demonio escondido transformó nuestras vidas. En cualquier momento se nos puede aparecer y golpear con una fuerza tan brutal que puede herir o aniquilar a cualquiera. Las principales potencias deportivas del mundo se enfrentan ante esta amenaza y están en el epicentro de la pandemia. La tasa de mortalidad e infectados crece cada día y el deporte profesional ya ingreso en las estadísticas. Como referencia, en los Estados Unidos la NBA (la liga de Baloncesto profesional) presenta mas de 15 casos de infectados. Los agarró en plena temporada y con unas decisiones tardías de aislamiento social. La MLB (la liga de baseball profesional), afortunadamente fuera de temporada, no reporta a la fecha infectados, pero si algunos de la liga menor. El fútbol europeo también registra muchos casos en sus distintas divisiones. Nos preguntamos ¿cuándo volveremos a la “normalidad” ?, ¿cuándo se volverán a llenar las canchas de práctica, los estadios y disfrutaremos de esos momentos?

¡Sálvese quien pueda!... Todo pasará, no obstante con profundos cambios en nuestro estilo de vida, paradigmas y a un costo de vidas humanas y económico que se pronostica muy elevado. El modelo del negocio deportivo, el cual lucía imbatible, centrado en la comercialización de todos estos espacios, figuras deportivas, torneos y experiencias, atraviesa la crisis más profunda de su historia. Ante estas potenciales pérdidas millonarias, y sin otro remedio, muchos equipos e instituciones deportivas, están tomando medidas drásticas para sobrevivir, entre ellas: acuerdos colectivos para la reducción de los salarios y despidos de su plantel. De igual forma, está afectando al deporte individual profesional. Muchos en una encrucijada e incertidumbre sobre sus posibilidades de continuar. Las consecuencias en estos momentos son muy difíciles de medir.

Cuarentena productiva. Este confinamiento, nos tomó a todos por sorpresa. Reducidos a las cuatro paredes de la casa, totalmente en contra de nuestra naturaleza social y a la cantidad de horas semanales que la mayoría de los atletas debe entrenar, el destino ahora los pone a prueba en su capacidad de adaptación y supervivencia. Un nuevo reto, para la carrera del deportista. Al respecto, y con el objetivo de preservar lo mejor posible las condiciones físicas y mentales de los atletas, muchos especialistas (preparadores físicos, entrenadores, psicólogos deportivos, nutricionistas), academias y equipos deportivos , han activado proactivamente, a través de sus respectivas redes sociales, programas de trabajo de mantenimiento y guías para proteger sus condiciones y su sistema inmunológico, de manera que una vez superado este hito histórico, su recuperación sea la más rápida posible. Les comparto y resumo algunas de las principales recomendaciones y herramientas recogidas en las redes de los especialistas:

1. Cuerpo activo. Hacerse de una rutina de ejercicios diarios –in doors– es clave para preservar las condiciones físicas, sensación de bienestar y estado de animo de los atletas. La disciplina y el sacrificio competencias inherentes al deportista las deben de activar con objetivos diarios. Al menos 30-45 minutos al día deben ejercitarse. Para ello, muchos entrenadores y preparadores físicos, al estilo personal trainer on line, han preparado y diseñado su plan de trabajo variado, que hasta han incorporado challenges divertidos. En estos tiempos han tomado especial relevancia el Yoga y el Stretching,

2. Alimentación sana: La importancia de tener una buena alimentación requiere de un mayor esfuerzo y conciencia al enfrentarse a una pandemia como el coronavirus. El abastecimiento selectivo, que pasa por el consumo de antioxidantes y vitaminas A y E, aportan para fortalecer las defensas. Frutas y verduras de colores de tonalidad roja, naranja o amarilla contienen estos nutrientes. Como precaución, se recomienda evitar alimentos altos en azucares y grasas saturadas, por que genera una debilidad en las defensas, lo que hace que las personas sean más propensas a contraer virus y enfermedades respiratorias. Asimismo, evitar el sobre peso.

3. Mente activa. Tanto para adultos como para los atletas jóvenes recomiendan mantener una rutina diaria, y en especial por las mañanas, diferenciando los días entre semana y los fines de semana. En este sentido, respondiendo a la situación actual y preparándose para el mundo después de la pandemia, muchas instituciones académicas, como algunas deportivas, recurriendo a su creatividad y a la tecnología, han activado clases virtuales y material de trabajo para seguir avanzando y no quedarse estancados. Aprovecho para recomendarles esta red de universidades de primera de USA (Ivy League) que imparten clases gratuitas on line en muchas disciplinas. Esto, aunado a técnicas de relajación como, la meditación, mindfullness y la autoconciencia –el tener consciencia de uno mismo, pensando en el presente y buscar soluciones para el aquí y el ahora– los psicólogos recomiendan: el tiempo familiar, los juegos de mesa, leer, escribir y ver películas juntos. La huella psicológica de esta pandemia a nivel individual va a depender de cómo uno gestione su situación y la red de apoyo con la que cuente.

4. Actitud y espíritu solidario. Alimentar al alma y expandir el espíritu solidario y de equipo va a ser fundamental para poder vencer a este rival invisible. Desde seguir las instrucciones de la OMS –Play inside, Play for the World–, filtrar las noticias que estamos consumiendo y compartiendo, hasta las acciones personales que estamos emprendiendo. Entre las cosas buenas que han surgido frente a estos tiempos difíciles, han sido las iniciativas humanitarias y solidarias que destacados ídolos deportistas élite han tenido para ayudar a sus países de origen y ciudades donde residen. Entre ellos: Cristiano Ronaldo, Leo Messi, Rafa Nadal, Roger Federer, Novak Djokovic, Pau Gason, Andres Iniesta y una lista más extensa de deportistas se han sumado a esta cruzada aportando recursos y estableciendo alianzas con los organismos locales e internacionales que están dedicados en cuerpo y alma a atender esta crisis junto con nuestros héroes anónimos de médicos, enfermeras, bomberos, guardias civiles y mas…

Se aceleran los cambios. Ahora, imagínense, ¿cómo habría sido todo esto sin internet? Las nuevas tecnologías y medios de comunicación han sido de apoyo vital para todos y los efectos de la automatización se van a ver acelerados. Como dato interesante, en entrevista dada por el presidente/CEO de Telefónica, José María Álvarez Pallete, comenta: “por primera vez en la historia todo un país se ha quedado en casa y su gran mayoría conectados a la red. Trabajando y en entretenimiento a la vez. El trafico de voz móvil aumentó un 40%, los datos fijos 70%, el volumen de Whatsapp se multiplicó x 7 veces, Netflix 6 veces más, hemos empezado a hacer nuestras vidas de forma distinta. Le estamos perdiendo el miedo a lo que no nos atrevíamos. Gran parte se quedará. Esto es el mundo de la inteligencia artificial y la tecnología. Todos generamos y consumimos datos”.

Dimensión desconocida. De acuerdo con un reciente articulo publicado en el MIT Tecnology Review, titulado “Aceptémoslo, el estilo de vida que conocíamos no va a volver nunca”. “La mejor estrategia para frenar la pandemia de coronavirus requiere que nos confinemos durante dos de cada tres meses (en los próximos dos años hasta que se tenga una vacuna) según el modelo del Imperial College de Londres. Y el mes que podamos salir, las normas sociales deberán cambiar drásticamente, algo que afectará principalmente a los más vulnerables”. Esto, si bien suena alarmante, nos invita a reflexionar y a prepararnos mentalmente para lo que puede venir. En el artículo destaca que “la permanencia de la pandemia va a ser muy perjudicial. Esto incluye a todos los centros y equipos deportivos, así como los servicios conexos como: restaurantes, hoteles, aerolíneas y transporte público. Los gimnasios podrían empezar a vender máquinas para la casa y sesiones de entrenamiento on line. Veremos una explosión de servicios en lo que ya se ha denominado como la “economía confinada”. Al final recuperaremos la capacidad de socializar de manera segura con el desarrollo de formas más sofisticadas de identificar quién representa un riesgo y quieén no.

De igual manera, el reconocido historiador y escritor israelí Yuval Noah Harari, autor del Best Seller “Sapiens”, en entrevista concedida al Financial Times sobre la pandemia comenta: “Necesitamos un plan de acción mundial y lo necesitamos rápidamente. Las decisiones que las personas y los gobiernos tomen en las próximas semanas probablemente darán forma al mundo en los próximos años”, destaca que se va a necesitar un liderazgo mundial el cual promueva la cooperación. No es tiempo de política sino de sentido común, de humanidad, de apoyo mutuo y esto abarca todos los sectores tanto el de la salud, la economía como de la cultura…".

Los atletas y los hinchas del mundo sueñan con regresar a la “normalidad”, volver a las canchas, activar el cronómetro, trotar libremente, que se llenen los estadios y revivir esas emociones que les apasionan. Sí, esta tormenta también pasará, el deporte continuará, pero sin duda habitaremos un mundo diferente. A lo mejor un mundo menos abierto, con más controles, más digitalizado, automatizado y robotizado. Vendrá todo un reordenamiento de las leyes y normas que configuran el mundo deportivo. Confiemos en los avances rápidos de las ciencias de la medicina, la tecnología y la cooperación mundial para su pronta reactivación. Ahora más que nunca, debemos actuar como un solo equipo para surfear a esta tormenta, y prepararnos para adaptarnos a los nuevos tiempos y salir vencedores en este partido por la vida.

El autor de este artículo es Life Coach
luiseloyanez@gmail.com

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas