Especial

@luisfsanchez6

Los Raptors de Toronto no solo frenaron la hegemonía de los Warriors de Golden State durante el último lustro, sino que ingresaron por la puerta grande en la historia de la NBA al convertirse en el primer equipo canadiense en coronarse campeón de la liga de basquetbol de las estrellas.

Luego de la victoria 114-110 en el último partido que se jugaba el jueves pasado en el Oracle Arena, para ganar 4-2 la serie final, el equipo de Toronto además celebró con el español Marc Gasol el lujo de conseguir también por primera vez que dos hermanos se ciñan la corona de la liga, pues el mayor Paul conquistó dos títulos con los Lakers de Los Angeles (2009, 2010).

Te puede interesar

Fue un memorable cierre con broche de oro de los festejos por las bodas de plata de una franquicia nacida en 1995 y que parecía imposible que algún día no solo destronara a uno de los grandes equipos de todos los tiempos de la NBA, como los Warriors de Stephen Curry, sino que lo hiciera en magnífico estilo.

Uno de los mayores aciertos de los Raptors para alcanzar la corona fue haber contratado a Kawhi Leonard, quien a la sazón fue elegido con 10 de 11 votos como el Jugador Más Valioso de la final.

Para tener una dimensión de lo hecho por Leonard bastará decir que es apenas el tercer jugador en la historia en ganar el MVP en dos equipos diferentes, luego que lo hicieran Kareem Abdul-Jabbar cinco veces con los Lakers y una vez con los Bucks de Milwaukee y LeBron James, con el Heat de Miami y los Cavalieres de Cleveland. Leonard fue MVP con los Spurs de San Antonio cuando superaron al Heat en el 2014.

El aporte de Leonard en los playoffs resultó decisivo. En el partido final anotó 22 puntos para un total de 732 en los playoffs de 2019, la tercera marca solo detrás de Michael Jordan (759, en 1992), quizás el mejor jugador en la historia del basquetbol; y LeBron (748 en el 2018). Su promedio por partido fue de 30.5 puntos.

Las estadísticas, sin embargo, no cuentan pos sí mismas toda la historia. En las semifinales de la Conferencia Este, Leonard se convirtió en el primer hombre en los anales de la NBA que decide un partido con el sonido de la chicharra en un séptimo juego. Aquella canasta que hizo estallar el coliseo de Toronto (Scotiabank Arena) permitió a los Raptors vencer 92-90 a los Sixers de Filadelfia y avanzar a la final en la que superarían a los Bucks.

Es cierto que el reparto de Leonard fue excelente y permitió al entrenador de los Raptors Nick Nurse tener varias alternativas cuando las cosas apremiaban.

Ahí estaban el camaerunés Pascal Siakam, quien apareció como un inspirado atacante capaz de hacer la jugada inesperada para sorprender a la ferrea defensiva de Golden State; Kyle Lowry, quien no solo era criticado por ser muy bajo y gordito sino además lo acusaban de encogerse en los playoffs, tal como ocurrió cuando los Raptors perdieron la final del Este contra los Cavaliers de LeBron en el 2017; en esta oportunidad, sin embargo, Lowry surgió con toda su grandeza y en el sexto y último partido de la serie anotó los primeros 11 puntos de su equipo, iniciando con un doble y tres triples consecutivos.

Aquel arranque de Lowry sentó el tono del encuentro, porque reveló a un equipo sin inhibiciones, decidido a jugar de igual a igual en la casa del campeón defensor y al final ganó tres de los cuatro partidos disputados en el Oracle.

También fueron clave para los Raptors la regularidad de Fred VanVleet, quien pese a jugar con un corte a la altura del ojo mostró un puntería muy afilada; el congolés naturalizado español Serge Ibaka, quien fue creciendo en cada jornada; Gasol se comportó como el quarterback del conjunto de Toronto dominando en los tableros y distribuyendo el juego con aguda inteligencia.

A ellos se sumó Danny Green, quien en la serie final sacó a relucir esa experiencia que lo llevó a consagrarse campeón con los Spurs.

Muchos pueden cuestionar el título conseguido por los Raptors con el argumento que los Warriors sufrieron una serie de lesiones que mermaron su rendimiento. La más dramática de todos fue la de Kevin Durant, quien cayó en el frente de combate en el quinto partido cuando sufrió la rotura del tendón de Aquiles. Reaparecía luego de un mes por problemas en la pantorrilla y no había jugado en nueve partidos.

También Klay Thompson se perdió los últimos momentos del sexto partido luego de lesionarse en una rodilla tras ser marcado por Green.

Los Raptors tuvieron el mérito, sin embargo, de saber aprovechar todas las oportunidades que se les presentaron y ratificaron la consistencia que habían demostrado a lo largo de la temporada regular en la que fueron el segundo mejor equipo de la liga con una marca de 58-24, solo detrás de los Bucks (60-22) y por encima de los Warriors (57-25).

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas