En sus 25 años como presidente del Heat, Pat Riley confesó que nunca se había sentido tan entusiasmado como ahora con el equipo que está preparando la franquicia de Miami con miras a la temporada de la NBA del 2019-2020.

Resulta interesante que estos sentimientos se crucen en el alma de un hombre de 74 años de edad, con una carrera incomparable en la Liga de las Estrellas del basquetbol, que se sintetiza en 10 títulos conquistados en la NBA en diferentes facetas en la cancha y la oficina, incluyendo uno como jugador y cinco como entrenador.

Te puede interesar

Riley lo ha visto todo, es el gurú del Heat, el hombre que decide todo en la franquicia del billonario de los cruceros Micky Arison, y que ahora no le tiembla la mano para dirigir la formación de su escuadra después de la era triunfal de Dwyane Wade.

"Empezamos un nuevo capítulo", comentó Riley en referencia a la venidera campaña. "Tras todos los años que he estado aquí, ahora me siento muy entusiasmado".

Una buena cosecha

No es para menos. El Heat ha sumado algunos nombres de impacto. El sábado 7 de julio pasado acordó con el cuatro veces nominado al Juego de Estrellas Jimmy Blutler por 142 millones de dólares y en junio pasado escogió en el Draft de la NBA al notable prospecto de 19 años de edad Tyler Herro. Y estuvo negociando con el Thunder de Oklahoma por el ocho veces nominado al Juego de Estrellas Russell Westbrook, quien la noche del jueves pasó a los Rockets de Houston para unirse con su excompañero James Harden. Ahora el Heat no descarta internarse en el bosque en la búsqueda de otro gran refuerzo.

Esos golpes sobre la mesa que suele dar Riley son muy necesarios, porque después de que se desintegró el grupo de los Tres Grandes que conformaban LeBron James, Chris Bosh y Wade, vino un período de altibajos: en los últimos cinco años, el Heat solo avanzó dos veces a los playoffs, y apenas una superó una serie en la postemporada.

Riley tiene fama de ser un hombre que toma decisiones de alto riesgo, o mejor dicho de alto costo, sin preocuparse mucho por las consecuencias bajo la premisa de que"mientras cruzamos el río acomodamos las alforjas". Así ha sido con el caso de Buttler.

"Cada vez que uno tiene la oportunidad de sumar un jugador con cuatro presencias en el Juego de Estrellas, uno hace la operación", sentenció el viejo sabio. "La adición de Butler nos ubica en una gran posición para ganar".

Una jugada maestra

El Heat tuvo que hacer malabares, sin embargo, para conseguir a Butler, de los Sixers de Filadelfia, y no sobrepasar el tope salarial que ha sido fijado por la NBA en 109.14 millones de dólares para la próxima temporada y 30 millones más con el pago del salario de lujo y algunas excepciones.

La operación Butler involucró a cuatro clubes. El Heat tuvo que ceder algunos jugadores en un canje que incluyó también la adquisición de Meyers Leonard, de los Trail Blazers, y la cesión de Josh Richardson y Hassan Whiteside.

Filadelfia obtuvo a cambio a Richardson; Portland, a Whiteside y los Clippers de Los Angeles, por su parte, recibieron a Moe Harkless, de los Blazers, entre otros beneficios, por esta operación.

Lo cierto es que Riley proyecta un equipo que pueda llegar hasta semifinales en la próxima campaña. Lo favorece el hecho que el campeón de la NBA, los Raptors de Toronto, perdieron a sus astros Kawhi Leonard, quien pasó a los Clippers, y Danny Green, que fue a los Lakers de Los Angeles, y ahora la Conferencia Este se encuentra más accesible.

El Heat mantiene un equipo respetable con jugadores muy importantes como Bam Adebayo, Kendrick Nunn, Kelly Olynyk y otros muy valiosos como Goran Dragic, James Johnson, Derrick Jones Jr., Dion Waiters y Justise Winslow, quienes podrían ser objeto de cambio en caso que a Riley se le presente la oportunidad de soltar un nuevo cañonazo, como ocurrió en el 2010 cuando contrató a LeBron y Bosch. Y antes, cuando consiguió a Alonzo Mourning y Shaquille O'Neal, con quienes consiguió la primera corona de la NBA para la franquicia. También Riley es el responsable de haber elegido a Wade en el Draft 2003 de la NBA.

Aunque resulte paradójico, ahora sin el jugador más importante de su historia, el Heat tiene el camino más despejado para alcanzar los playoffs. En la temporada pasada, todo la emoción inherente al #OneLastDance de Wade en cierta forma condicionaba a todos a dedicarle el merecido homenaje a un jugador extraordinario y generoso. Hoy no existe esa distracción.

Pese a esa circunstancia especialísima, el Heat quedó eliminado. No se puede ser ingrato y mirar por encima del hombro las 16 temporadas, los tres títulos y las 13 participaciones en los Juegos de Estrellas que Wade le dio al Heat, pero eso quedó en la historia. Hoy el foco apunta a un solo lado: comenzar una nueva etapa, llegar a los playoffs y avanzar lo más posible, al menos hasta las semifinales de la Conferencia, Con ese propósito Riley viene hilando muy fino, y de seguro le queda aún mucho hilo en el carrete.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas