MIAMI.- Un adolescente de 16 años fue arrestado en Pompano Beach, a sólo 13 millas de la escuela de Parkland, donde ocurrió la matanza el pasado 14 de febrero, por amenazar con detonar una bomba que fue encontrada en su casa.

Christopher McDonals hizo la amenaza y una fuente anónima llamó a la Policía, que rápidamente se desplegó hasta la casa del joven, junto al FBI y un equipo especial de Homeland Security, donde encontraron el peligroso artefacto casero, entre otras cosas.

“Resultó que tenía un chaleco anti balas, un par de pistolas de aire para combates de tiros de pinturas (paintball)” y esa bomba de mentira”, declaró el padre, David McDonald, a Local 10 News.

Según el padre, la “bomba de mentira” estaba hecha de un tubo de acero galvanizado, que apenas mide una pulgada, y unos cordones de zapato como “mecha”.

“Son restos de fuegos artificiales”, aseguró.

“¿Y para qué tendría algo así?”, preguntó el reportero de televisión, “para jugar, por decoración”, contestó el padre.

El joven, que dejó de ir a la escuela pero realiza sus estudios de secundaria básica en casa, fue arrestado e imputado por un delito de posesión de explosivos.

El padre, que describió al hijo como un solitario y apasionado de juegos de vídeo, cree que el hijo “cometió el error quiso hacerse el duro ante sus amigos” y eso produjo la inspección y la posterior detención.

“Le voy a decir que la vida está hecha de elecciones y las consecuencias de esas elecciones”, dijo el padre.

El joven fue arrestado acorde a la ley Florida Mental Health Act, adoptada en 1971 y mejor conocida por Baker Act, que permite a la Policía detener a una persona, con aparente trastorno mental en contra de su voluntad, si consideran que pudiera ser una amenaza inminente para ellos mismos u otras personas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas