MIAMI.-Tras un fuerte debate, en el que se abordó la posibilidad de expandir la red del Metrorail al sur del condado, la autoridad de planeación del transporte de Miami-Dade (TPO) aprobó, 15 votos a favor y siete en contra, la propuesta del alcalde condal Carlos Giménez de desarrollar el corredor sur del Smart Plan con un sistema de buses rápidos que tendría las posibilidades de adaptarse a un tren liviano.

Lo que quedó claro es que ya no está en discusión la posibilidad de extender hacia el sur la línea del Metrorail.

Pero sí quedó claro, por lo menos para los alcaldes de las ciudades Pinecrest, Palmetto Bay y Cutler Bay, que el tren es una aspiración para quienes tienen que lidiar, a diario, con una congestión que se da tanto en el Turnpike como en la US1, en el sur del Condado.

Esos ediles defendieron la construcción de rieles, por encima de la alternativa de buses que rodarán por vías exclusivas, con paradas muy parecidas a las estaciones del tren, propuesta que defiende la administración del alcalde Giménez.

En una resolución, el CITT (el fideicomiso que administra los dineros del impuesto del medio centavo) aprobó que el corredor del sur se dividiera en dos tramos: el del norte, que iría de Dadeland hasta la calle 170, tendría un sistema de trenes; y el del sur, de la 180 hasta Florida City, un sistema de buses rápidos.

Buses y trenes

La moción que al final pasó fue la de considerar el BRT (el sistema de autobuses rápidos) como la opción favorita para el corredor sur, pero el TPO al mismo tiempo tendrá que tomar medidas para hacer una conversión del autobus al tren, cuando aquél logre un límite de 35.000 pasajeros.

No se sabe si esa cifra sea real. De hecho la comisionada Barbara Jordan la consideró exagerada. El mismo Giménez recordó que cuando empezó el metrorail [en 1984] se calculó que iba a movilizar a 200.000 pajeros. Hoy en día se movilizan 70.000.

De acuerdo con la comisionado Rebeca Sosa, esa cifra de 35.000 pasajeros es lo que exige el gobierno federal para, en un momento dado, financiar ese proyecto. "Uno de los problemas que tenemos es que no nos han apoyado mucho en Washington, en traer al condado lo que paga en impuestos"

"La decisión de hoy no es el final del camino", afirmó el presidente de la comisión del Condado Miami-Dade, Esteban Bovo. Cuando se habló de las opciones para los diferentes corredores del Smart Plan, él siempre defendió la posibilidad de los trenes, sobre todo en el corredor sur.

Embed

Pero este jueves dijo que el BRT era como una "cuota inicial" para la posibilidad de tener líneas del ferrocarril.

Al respecto, tanto el alcalde Gimenez, como la directora del Departamento de Transporte y Obras Públicas, Alice Bravo, hicieron énfasis en que el desarrollo del BRT con autobuses, no significaba que se cerrara la opción de crear en un futuro líneas férreas.

La comisionada Daniella Levine Cava, uno de los siete votos en contra, afirmó en un comunicado que "la administración del Condado se embarcó en una campaña para dividir a los miembros del TPO después de haber trabajado muy duro para mantenernos unidos en nuestro esfuerzo de sacar adelante el Smart Plan con sus seis corredores igual de importantes".

De acuerdo con la comisionada del distrito 8, las cifras que se manejaron no fueron correctas. Y dijo que no era cierto que si se ponía tren en el corredor sur, no habría presupuesto para desarrollar las rutas restantes. Por lo tanto, extender el metrorail se comería el 75% de los recursos destinados para el Smart Plan. De acuerdo con Levine Cava, ese línea férrea no costaría más de 1.000 millones de dólares, sino 375 millones de dólares.

Los detalles

El BRT recorrerá las 20 millas que en este momento se dedica de manera exclusiva a los autobuses, y recorre el sur del Condado, desde Dadeland Mall hasta Homestead.

Se construirán 14 estaciones muy parecidas a las del tren, los pasjeros tendrán que comprar sus tiquetes como lo hacen para el Metrorail.

Esos autobuses circularán de manera paralela a la US1, pero habrá barandas, como las de las lineas férreas, que se bajaran para trancar el tráfico y permitir el paso de los autobuses.

Por lo tanto, éstos vehículos sólo harán paradas en las estaciones y su recorrido no será interferido por los semáforos.

La plataforma que se construya tendrá la posibilidad de funcionar para cuando se construya el tren.

A pesar de que el TPO tomó esta decisión para el corredor sur, sigue una intensa discusión para ver cómo se solucionarán las otras rutas, y ahora el gran reto de la alcaldía es lograr que la comisión apruebe la extensión hacia el oeste de la autopista 836 (también llamada Dolphin Expressway) para, según la administración de Giménez, descongestionar el área del west Kendall, donde la congestión también es crítica.

Pero la oposición a ese proyecto ha sido intensa, y también tiene dividida a la comisión. El senador Marco Rubio lo criticó por razones ecológicas, porque afectaría la resturación de los Everglades y podría abrir una zona muy sensible a la explotación urbanística.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas