MIAMI.- Después del tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas, en el que murieron 17 personas el pasado Día de San Valentín, el gobernador de Florida, Rick Scott, reafirmó en Miami su intención de reforzar la seguridad en los planteles educativos y destinar recursos para programas de salud de mental, en vez de armar a los maestros como sugiere el presidente Donald Trump.

Durante una rueda de prensa en la jefatura de la Policía de Miami-Dade, el titular del Gobierno estatal dijo que la iniciativa que se propone sacar adelante tendría un costo de 500 millones de dólares y giraría sobre un eje de cinco puntos básicos para hacer más seguras las escuelas de la Florida.

Para Scott, el fortalecimiento de las restricciones en la compra y posesión de armas por parte de personas con problemas mentales es importante. “Creo que todos los que somos elegidos por la ciudadanía sabemos que parte de nuestro trabajo es asegurarnos de que cada persona en nuestro estado se sienta segura", afirmó Scott.

Y agregó: “Necesitamos aprobar reformas para que sea virtualmente imposible a cualquier persona que tenga una enfermedad mental o que represente un peligro para sí misma, usar una pistola”.

Pero, de acuerdo con el propósito de Scott, el estado no limitaría el contacto con las armas a personas que afrontan enfermedades mentales sin antes darles una ayuda, y en el caso de las escuelas habló de la necesidad de aumentar el número de consejeros de salud mental.

“Quiero asegurarme de que tengamos una mayor presencia de consejeros de salud mental en nuestras escuelas. Quiero asegurarme de que cada alumno tenga la oportunidad de sentarse con un consejero de salud mental y, con un poco de suerte, lidiar con cualquier problema que puedan estar teniendo”, afirmó.

A la pregunta de si estaba apartándose de la propuesta del presidente Donald Trump, consistente en armar a maestros y otros empleados de los centros educativos, el gobernador solo dijo que “en este momento estoy enfocado en el tema de la seguridad de las escuelas”.

Dijo que otro punto relevante dentro del plan es asegurar que exista una línea de comunicación clara entre las escuelas y las fuerzas del orden público, integrando también a las agencias que trabajan para ayudar a los niños.

Al respecto, Scott fue enfático al señalar que “necesitamos aumentar la colaboración entre nuestros departamentos de Policía, nuestras escuelas y el Departamento de Niños y Familias”, y dijo que se hace imperioso que haya oficiales de la ley en todas las escuelas públicas.

La iniciativa del gobernador de la Florida se anuncia dos semanas antes de que finalice la legislatura del estado.

No obstante, legisladores demócratas creen que la propuesta “se queda muy corta” porque la verificación de antecedentes planteada no es suficiente, ni considera la prohibición de la venta de armas de asalto.

“La gente pide prohibición de armas de asalto. Eso es lo que los estudiantes quieren, lo que quieren los maestros, los sobrevivientes de las matanzas de Parkland y Pulse y cualquier otro tiroteo que hayamos tenido en la Florida”, declaró el representante demócrata Carlos G. Smith, de Orlando, a al prensa el viernes pasado.

"Los maestros no necesitan ser armados"

Embed

Por su parte, el superintendente de Escuelas Públicas de Miami-Dade, Alberto Carvalho, reiteró su posición en contra de armar a los maestros y, en cambio, propuso enfocarse más en el aspecto de reforzar la seguridad en los establecimientos educativos y crear programas que se enfoquen en la salud mental.

Según Carvalho, “los maestros no necesitan ser armados, ellos no son policías; esa responsabilidad pertenece a los policías. Es ridículo, es un insulto a nuestros maestros y también es pedirles que hagan más de lo que hacen”.

Agregó que para proteger a los niños en las escuelas están los oficiales de los cuerpos armados. “Los expertos seguridad y policías dicen que eso no es buena práctica. Cuando ellos están listos para entrar a una escuela no quieren confundirse con quién tiene el arma de fuego. Ellos quieren tener entendido que la persona con el arma de fuego es potencialmente el enemigo”, subrayó.

Carvalho dijo que está de acuerdo con el plan del gobernador Rick Scott, que recomienda aumentar la seguridad en las escuelas con más policías y nuevas tecnologías, más consejeros y mejoras en la infraestructura en los centros escolares.

“Aquí no faltan detectores de metal, sino detectores mentales”, enfatizó el superintendente del distrito escolar, quien reiteró su propuesta al gobernador Scott de destinar una partida de 30 millones de dólares que se invertirían en los establecimientos escolares del Condado.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas