El grupo de dictaduras liderado por Cuba e integrado por Venezuela y Nicaragua, que mantiene sus estructuras en Ecuador y Bolivia, ha recibido refuerzo tras el retorno de un miembro activo, con la llegada al poder en Argentina de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Desde la posesión presidencial el pasado 10 de diciembre, los hechos indican su abierto respaldo a las dictaduras y el retorno a la política castrochavista de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Te puede interesar

Con la pandemia del coronavirus y la agresión de las dictaduras, es importante tener muy claro si Argentina con Fernández/Kirchner ha vuelto al castrochavismo que conspira contra las democracias de las Américas.

La protección de Cuba a Cristina Kirchner fue vital para evitar el avance de los procesos judiciales por corrupción contra su hija Florencia que se sometió a “tratamiento médico” en Cuba donde permanece lejos del alcance de la Justicia.

Los procesos por corrupción emergentes de investigaciones y hechos públicamente demostrados de la corrupción Kirchner (K) vienen siendo acotados con el cambio en beneficio de los acusados y detenidos, lo que es tan claro como escandaloso por la influencia y poder de Fernández/Kirchner.

En los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner de 2003 a 2015, Argentina fue un miembro activo del llamado proyecto Alba, del movimiento “bolivariano”, que militó en el denominado “socialismo del siglo XXI” e integró el “castrochavismo”, grupo de delincuencia organizada trasnacional que convirtió la política en cobertura para el desarrollo y operación de un sistema opresivo y criminal.

Se indica que la llegada de Néstor Kirchner al poder no hubiera sido posible sin el apoyo de Chávez y Castro. El posterior caso Antonini Wilson lo ratifica. El kirchnerismo es el brazo argentino del castrochavismo y está nuevamente en el poder.

Los invitados a la asunción al mando de Alberto Fernández y Cristina Kirchner fueron otra muestra de la ubicación del nuevo gobierno argentino en el castrochavismo. Invitaron a los dictadores de Cuba, Venezuela y Nicaragua al punto de promover un incidente respecto al reconocimiento del gobierno legítimo de Venezuela en la persona del presidente Juan Guaidó que había hecho Argentina.

Invitaron a los exdictadores Rafael Correa de Ecuador, que estuvo presente, y Evo Morales de Bolivia. Invitaron a todos los exgobernantes del castrochavismo, como Lula, Rousseff, e hicieron público que no invitaban a la Presidenta de Bolivia Jeanine Añez -en “intervención en asuntos internos”, que tanto utiliza el castrochavismo como doctrina-, señalando que había llegado al poder con un golpe a Evo Morales, ignorando deliberadamente la renuncia y fuga del dictador cocalero, a quien ahora el gobierno Fernandez/Kirchner tiene bajo su protección mientras conspira abiertamente para derrocar al gobierno interino de Bolivia.

El gobierno Fernández/Kirchner orientó la política internacional de Argentina a la protección de las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua, desarmó su concurso en el Grupo de Lima, desconoció en los hechos al presidente legítimo de Venezuela y no reconoció a la enviada de Guaidó como embajadora. La actual administración argentina stá en la operación del Foro de Sao Paolo y participa en su nuevo formato del denominado grupo de Puebla, para la cobertura de dictaduras y el ataque a las democracias con la coartada izquierda contra la derecha, cuando en verdad protegen la violación de los derechos humanos, los narco estados y la comisión diaria de crímenes para oprimir a los pueblos que dicen defender.

Mientras tanto, como en los gobiernos Kirchner, han llevado a Argentina nuevamente al impago, o default, y luego de no pagar 503 millones de dólares el pasado 22 de mayo, pretenden llegar a un acuerdo de reestructuración de títulos por más de 65.000 millones de dólares.

El autoritarismo crece para mantener la popularidad del nuevo gobierno, los sectores productivos y la destrucción de la clase media son nuevamente el objetivo.

La pandemia del coronavirus parece impedir ver que Argentina es la nueva base política y territorial para la conspiración contra las democracias del Cono Sur y amenaza directa para derrocar o de cualquier forma retirar al gobierno interino de Bolivia.

Los gobiernos democráticos de Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay, a los que el kirchnerismo castrochavista considera de “derecha”, están bajo amenaza y desestabilización.

Los líderes amenazados deben por lo menos sincerar la realidad de que Argentina, con Fernandez/Kirchner, ha vuelto activamente al castrochavismo y es una plataforma contra las democracias en las Américas.

*Abogado y Politólogo. Director del Interamerican Institute for Democracy

www.carlossanchezberzain.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Más de millón y medio de electores se han inscrito para votar en Miami-Dade y decidir, entre otros puestos, el de alcalde condal. Si la elección fuera hoy, ¿por quién votaría Usted? (aparecen por orden alfabético)

Monique Nicole Barley
Esteban Bovo Jr.
Carlos DeArmas
Ludmilla Domond
Daniella Levine Cava
Alex Penelas
Xavier Suárez
ver resultados

Las Más Leídas