La realidad es una, mientras existan individuos déspotas que estén dispuestos a expresar esa individualidad del carácter en la sociedad a través del poder del Estado, el ser humano estará inseguro y frágil en su país. Estas manifestaciones las pudimos observar con evidente claridad en el siglo XX con la instauración de las sociedades totalitarias.

El totalitarismo en su esencia es la fusión de un partido en el Estado y con él toda la sociedad. Esto erradica a la persona como individuo libre, convirtiéndolo en una existencia grupal de masa como expresión del colectivismo. Solo es considerado una persona humana dentro del colectivo.

Te puede interesar

Los grandes clásicos de sociedades totalitarias son Lenin-Stalin, en la Unión Soviética; Hitler, en Alemania, y Mussolini, en Italia. Todas son variantes socialistas del comunismo. Luego se expandieron por el mundo: Europa Oriental, Cuba, Corea, China, Vietnam, Siria, Libia e Iraq, etcétera. En la actualidad los prodemocráticos de Venezuela, Nicaragua y Bolivia están luchando para erradicar el autoritarismo y evitar la evolución hacia el control totalitario del país.

En 1996, el Congreso estadounidense aprobó la Ley para la Libertad y la Democracia Cubana o Ley Libertad, más conocida como ley Helms-Burton. El objetivo de esta es apoyar los cambios hacia la democracia y libertad del pueblo cubano y poner freno a la prolongación de la tiranía castrocomunista en Cuba.

Por supuesto, las debilidades de las administraciones estadounidenses para poner en práctica todo el contenido jurídico de la Ley Libertad impidieron establecer un proceso democrático en la isla y esas debilidades fueron estímulos a la dictadura para continuar con firmeza arbitraria sus objetivos de dominación y subyugación del pueblo cubano y desestabilización de la región e imposición de su sistema social fracasado.

La ley Helms-Burton tiene un poderoso fundamento de libertad para evitar o poner frenos a las sociedades totalitarias. Quizás no contemplado inicialmente estos aspectos por los políticos e ideólogos partidistas. Pero lo cierto es que los Títulos III y IV de la ley Helms-Burton son un cabestro social para las ideas socializantes y un estímulo a la protección y expansión de la propiedad privada y la libertad económica.

La vigencia y aplicación de los Títulos III y IV de la ley Helms-Burton son una fuerte penalidad contra la gobernante dictadura castrocomunista, es un justo trato a las víctimas de las confiscaciones ilícitas y un apoyo solidario a la libertad y democracia del pueblo cubano. Es un llamado internacional a la no aceptación de confiscaciones arbitrarias de propiedades privadas. Ese es el plan de objetivos esenciales a desarrollar por los socialistas a la toma del poder de un país o como políticos en sociedades democráticas para marcar el camino hacia la futura sociedad socialista en esos países.

EEUU es una de las naciones más amenazadas por el comunismo. Qué feliz estarían Lenin y Stalin con los numerosos candidatos socialistas con programas con las mismas esencias ideológicas que está proponiendo el Partido Demócrata estadounidense para las presidenciales del país. Al menos hoy existen dos estados socialistas que están en espera de las condiciones favorables para la implementación de todas sus metas socialistas, ellos son California y Nueva York.

Buena obra la del presidente Donald Trump, su declaración en el Congreso de EEUU, sus palabras sabias, valientes y esperanzadoras durante el Discurso de la Unión de febrero de 2019, demostraron su firmeza de combatir y derrotar a la extrema izquierda secuestradora del Partido Demócrata. Él expresó que “EEUU se fundó con la libertad e independencia, no bajo la coerción, dominación y control del Gobierno, y seguiremos libres. Esta noche renovaremos nuestra determinación de que EEUU nunca será un país socialista”.

El líder de la mayoría del Senado de EEUU, Mitch McDonnell, expresó en su cuenta de Twitter, el 8 de mayo de 2019: “Déjame ser claro: yo seré la Parca en el Senado cuando vengan los socialistas con el complot que destruiría los trabajos, el seguro de salud privado y el sistema de libre empresa”. También el 10 de ese mes y año escribió: “Mientras Donald Trump esté en la Casa Blanca y yo sea el Líder de la Mayoría del Senado, nosotros no dejaremos a América convertirse en un país socialista”.

Trump demostró que el sueño americano está más vigente en las realizaciones de los ciudadanos. Que con las ideas de libertad económica y propiedad privada, la prosperidad en el país y el bienestar humano, es posible conseguirlo y consolidarlo en poco tiempo, junto al fortalecimiento de las libertades fundamentales.

Cuba es la cabeza y genio de la maldad que desestabiliza a las Américas. Formó la troika de las tiranías. Violenta la soberanía nacional venezolana con la exportación de su fracasado sistema político, económico y social. El embargo total a la Cuba castrosocialista es el tratamiento ideal para finalizar ese proceso arbitrario y liberar de las garras comunistas al pueblo cubano y venezolano. Y asimismo será con la derrota total del socialismo en las presidenciales del 2020; entonces será más grande América.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas