La red social Facebook desarrolló, en conjunto con el Gobierno de Australia, un proyecto piloto que busca eliminar la denominada "porno-venganza" entre los usuarios de la plataforma digital.

A partir del mes de noviembre, las personas que consideren que están en riesgo de ser víctimas de este tipo de abusos, tienen la posibilidad de enviar sus fotos y videos íntimos a Facebook para que la red social pueda detectar si alguien hace uso del material privado.

A través de un comunicado firmado por Antigone Davis, responsable de Seguridad Global de Facebook, esta es la primer iniciativa en su especie y busca frenar la propagación de contenido sexual sin consentimiento de la persona divulgada.

El proyecto plantea que ninguna image (real, dibujada o modificada) pueda ser compartida en Facebook, Instagram y Messenger.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario