Agotada la vía civil y de diálogo para que Nicolás Maduro abandone la presidencia de Venezuela, no queda otra salida que la ayuda humanitaria que, a juicio del exacalde de Caracas, Antonio Ledezma, incluye el uso de fuerzas militares para “rescatar” a ese país latinoamericano.

El líder opositor anunció la semana pasada, junto al gobernador Ricardo Rosselló Nevares, que Puerto Rico servirá como punto de encuentro para ofrecer apoyo “logístico” y humanitario en el proceso de “transición” una vez Maduro salga del cargo.

Ledezma reconoció en entrevista con El Nuevo Día, que la comunidad internacional ha demorado en atender la crisis que vive el pueblo venezolano.

Sin embargo, sostuvo que ya todos los ojos, incluyendo la Organización de las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA), se han expresado y ven con urgencia la situación de Venezuela.

Según Ledezma, Venezuela representa una “amenaza” para otros países al convertirse en un “narcogobierno” que no vela por la salud, la seguridad y el bienestar de sus constituyentes.

Indicó que no puede precisar cuándo se producirá la presunta caída de Maduro, pero se mostró confiado en que está cerca lo que, hasta hace solo unos años, parecía “una quimera”.

“Se ha llegado a concientizar a la comunidad internacional. Venezuela tiene hoy el respaldo que no llegó a tener Cuba”, dijo el abogado que fue arrestado en el 2015, acusado de conspiración para derrocar el gobierno de Maduro.

Para ese entonces, Ledezma era alcalde metropolitano de la capital venezolana y fue detenido en su propio despacho en la alcaldía.

Estuvo casi mil días en prisión de donde salió para enfrentar arresto domiciliario. En noviembre de 2017, Ledezma escapó, llegó a suelo colombiano, y luego recibió asilo en Madrid, España, donde reside con su familia.

Desde el exilio, al igual que la oposición, Ledezma se ha mantenido levantando su voz contra el gobierno de Maduro.

“La comunidad internacional se mantenía mirando desde la barrera los acontecimientos con el pretexto de que no podían soslayar la soberanía de un país. Ahora, se entiende que la soberanía no puede estar por encima del principio de derechos humanitarios”, apuntó el político.

“Se supone que para poder llevar adelante un proceso de protección de un país, de un pueblo sometido, para llevarle alimentos, medicinas a un pueblo donde hay tanta anarquía, donde hay impunidad... tiene que haber un acompañamiento de fuerzas preparadas, de fuerzas especializadas para garantizar que, ese esquema incluido en un proceso como el que llamamos injerencia humanitaria, se pueda ejecutar”, agregó.

En ese rescate al pueblo venezolano, dijo Ledezma, el gobierno del presidente Donald Trump “tiene un papel muy importante”. Pero destacó que la “intervención humanitaria no puede estar a cargo de un solo país. Aquí tiene que haber un concierto de las naciones”.

En el pasado, Trump ha dicho que “Venezuela es un desastre y hay que limpiarlo”. Mientras, la ONU y la OEA han denunciado la crisis social y económica que vive Venezuela.

Con enfado y evidente dolor, Ledezma dijo que su pueblo sufre y pasa penurias.

Aseguró que en Venezuela hay gente muriendo por hambre y enfermedad. De acuerdo con Ledezma, hay 55,000 enfermos de cáncer sin recibir quimioterapia, 18,000 pacientes renales sin recibir diálisis, 5,000 hemofílicos sin anticoagulantes, 300,000 niños en riesgo de morir por desnutrición y 92% de la población vive en condiciones de pobreza con constantes apagones y un servicio de agua potable intermitente. El éxodo reportado ha llegado a niveles históricos, contó Ledezma.

En abril pasado, la Organización Internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas estimó en 2.5 millones el número de venezolanos que abandonó el país, entre 2015 y 2017, debido a la profunda crisis económica, social y política que vive el país.

Ledezma afirmó que el cuadro imperante es paradójico siendo Venezuela un país rico en minerales y petróleo. Pero aseguró que esa riqueza, bajo el gobierno de Maduro, le pertenece a un grupo, que envía su dinero fuera del país. “Ese dinero lo tenemos que rescatar para que regrese a Venezuela y sea parte del presupuesto con el que financiamos la reconstrucción de nuestro país”, sostuvo.

Condenó el anuncio de Maduro de hacer del petro la moneda oficial. “Eso confirma que, además de un estado narcotraficante y terrorista, es un estado forajido porque están pretendiendo convivir en la comunidad financiera internacional con una moneda absolutamente ilegal”, dijo.

“El que se llame izquierdista y se haga exhibir como izquierdista, y se arrope con las banderas del chavismo, lo que está es ensuciando su proyecto”, sentenció.

FUENTE: El Nuevo Día / Gloria Ruiz Kuilan

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas