MIAMI.- Tras cuatro semanas de medidas excepcionales, los nuevos casos de coronavirus bajan en Miami-Dade, y las hospitalizaciones también, pero el alcalde condal, Carlos Giménez, aclara que no es el momento para relajar las regulaciones.

“Aún no hemos llegado al punto ideal para reabrir más negocios, y créanme, yo soy el primero que quiere que nuestra economía se encamine otra vez”, señaló el alcalde.

Te puede interesar

Cada día el alcalde publica un resumen diario de casos y hospitalizaciones, que llama Moving to a New Normal Dashboard, o informe hacia una nueva normalidad; en la que refleja las cifras que acontecen en el condado más poblado del estado, que ha sumado más de 151.000 contagios, solo seguido por Broward con 69.000 y tantos.

De 3.037 nuevos contagios que Miami-Dade reportó el 28 de julio, el domingo 23 de agosto fueron reportados 772 nuevos casos, lo que denota una bajada de casi 400%.

Por otra parte, las hospitalizaciones han disminuido en igual período de 2.171 a 1.019 admisiones, y esto denota una merma de algo más de 200%.

Entretanto, Miami-Dade denota una tasa de pruebas y positivos en los últimos 14 días de 10.64%, menos de la mitad de lo que reportó hace un mes, cuando calculó alrededor de 21%, e incluso 28% cuando sumaba los casos reincidentes un par de días antes.

La tasa recomendada por el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) para establecer la llamada “nueva normalidad” es menos de 10% durante 14 días, con tendencia a 5%, lo que fue obviado por Miami-Dade y Florida cuando se convocó la reapertura en mayo.

¿Reapertura?

Todo parece indicar que Giménez no quiere apresurar la reapertura de restaurantes y otros locales comerciales esta vez, y anunció que se reuniría con miembros del gremio gastronómico y grupo médico asesor para diseñar una ruta adecuada.

Cuando la reapertura fue convocada el 18 de mayo, Miami-Dade reportaba unos 500 nuevos casos diario. De hecho, el condado acumulaba 15.658 contagios y 540 fallecimientos entonces.

El coste es alto. Hoy Miami-Dade suma más de 152.000 contagios y 2.250 decesos, unos 136.000 casos y 1.700 decesos más que hace tres meses.

“No es fácil lidiar con una pandemia como esta y cuidar la economía al mismo tiempo”, reconoció el doctor Javier Santos, especialista en enfermedades respiratorias.

En efecto, miles de miamenses siguen sin trabajar y dependen del pago sistemático de desempleo para hacer frente a los gastos diarios, mientras acuden a buscar alimentos gratuitos donde sean distribuidos. Otros tantos viven bajo la amenaza de tener que pagar las deudas acumuladas de alquiler o hipotecas.

Miles, tan vez más de un millón de miamenses, apenas salen de sus casas por temor a ser contagiados. Otros tantos siguen trabajando desde sus hogares, gracias a las bondades de Internet y el interés de empleadores por evitar la enfermedad.

“Aunque dictemos un manual de conducta, habrá mucha gente que no cumpla las normas y contagie a otras que tal vez sí las cumple”, argumentó.

“Si no atacamos el contagio primero, como debe ser, no podremos controlarlo mientras no tengamos una vacuna, y cada dos meses tendremos que volver a imponer medidas, cerrar negocios y mandar a la gente al desempleo”, detalló.

Mientras tanto, el alcalde Giménez insiste, sobre todo a través de la red social Twitter, en cumplir las normas: usar mascarillas, lavarse las manos a menudo, mantener la distancia física y evitar conglomeraciones.

Incluso llama a familias a cuidar a los más vulnerables: “Muchos en nuestro condado viven en hogares multigeneracionales, lo que significa que viven con mamá, papá, abuela y abuelo. Y cuando alguien sale y regresa a casa, el hogar deja de ser un lugar seguro para los mayores. ¡Usa mascarilla y mantente alejado de quienes tienen un alto riesgo en tu casa, protégelos!”.

Y recalca: “Recuerde que el toque de queda”, que procura evitar fiestas y conglomeración de personas, “permanece vigente en el condado Miami-Dade, de 10 p.m. hasta las 6 a.m. Solo los trabajadores esenciales están exentos”.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas