LONDRES.- Gran Bretaña alargó el período de aislamiento al que deben someterse las personas que den positivo al coronavirus, de siete a 10 días.

Los expertos de salud pública británicos sostienen que hay indicios de que el virus puede propagarse incluso más de una semana después de la aparición de síntomas.

Te puede interesar

“Los enfermos de COVID-19 con síntomas leves y en vías de recuperación tienen una posibilidad pequeña pero real de contagio entre siete y nueve días después de sufrir la enfermedad”, dijeron.

La cuarentena de siete días impuesta hasta ahora en Gran Bretaña estaba entre las más breves de Europa. La Organización Mundial de la Salud recomienda que quienes tengan síntomas o hayan dado positivo se aíslen por lo menos 10 días.

El gobierno británico se ha expresado alarmado por las altas tasas de infección en los países vecinos. La semana pasada Gran Bretaña reinstauró un período de cuarentena obligatoria de 14 días para todo el que venga de España, y autoridades han mencionado la posibilidad de extender eso a otros países.

El secretario de salud Matt Hancock expresó que “vemos una segunda ola surgiendo por toda Europa, y tenemos que hacer todo lo posible para evitar que llegue a nuestras tierras y para enfrentarla”.

Un brote del virus provoca un choque generacional en Francia

Al caer el sol crecía la fiesta, con un invitado indeseado: el coronavirus.

Un brote entre jóvenes de entre 18 y 25 años en un destino turístico de la costa bretona está avivando el temor a una nueva oleada del virus en Francia, impulsada por veraneantes que dejaron en casa sus precauciones contra el COVID-19.

En una semana de frenético rastreo de contactos se habían identificado 72 casos hasta el miércoles, la mayoría en esa horquilla de edad. Se cree que el origen del núcleo de contagios de la península de Quiberon es un trabajador de supermercado contratado para el verano, que salió con otras personas a un club nocturno.

Se está convirtiendo en un ejemplo de manual de cómo el virus enfrenta generaciones entre sí.

El representante del gobierno de más categoría en la región, un exmilitar y agente de inteligencia en la cincuentena, no se ha andado con rodeos a la hora de condenar la “irresponsabilidad de los jóvenes que viven o veranean aquí, reuniéndose en grandes números para celebraciones por la noche, ignorando el peligro”.

El funcionario, Patrice Faure, prefecto de la región bretona de Morbihan, entregó personalmente una orden de cierre por dos meses en una discoteca de Quiberon, la Hacienda Cafe. Estaba entre los clubes nocturnos donde se reunieron los infectados, y había bordeado la ilegalidad bloqueado su pista de baile con mesas y banquetas para convertirse en bar y eludir la orden nacional de cierre a los clubes nocturnos.

Los propietarios dijeron al periódico regional Ouest-France que habían instado a los clientes a llevar mascarillas, aunque añadieron: “Son jóvenes, de vacaciones o con trabajos de verano, y estaban bebiendo. No escucharon”.

Aunque las autoridades insisten en que el brote está bajo control, la península antes conocida por la pesca de sardinas se ha convertido en un ejemplo del temor a que Francia esté recayendo en una epidemia que infectó a más de 185.000 personas y mató al menos a 30.200 en el país. Las tasas de contagio están subiendo y las autoridades advierten que la gente está ignorando las llamadas al sentido común mientras millones de personas disfrutan de las vacaciones en julio y agosto.

En París, el enfermero Damien Vaillant-Foulquier teme que una segunda oleada de infecciones frustre los planes que había hecho con su esposa, también enfermera, para unirse al éxodo a mediados de agosto. Su hospital, que logró vaciar sus unidades de UCI tras capear la primera oleada, ya está recibiendo nuevos pacientes de COVID-19 y preguntando a estudiantes de enfermería si estarán disponibles para trabajar en verano, señaló.

“En el hospital percibimos la llegada de la segunda ola”, dijo. “Estoy deprimido porque mi impresión es que la gente no ve el peligro y ha olvidado por qué estábamos confinados en casa”.

Durante su ruta en bicicleta por la capital francesa, señaló, “vi que los bares de los grandes bulevares se han convertido en locales nocturnos, tanto dentro como fuera, todo el mundo estaba bailando, sin mascarillas, nada, absolutamente ningún respeto por el distanciamiento social”, dijo Vaillant-Foulquier.

“Se acusa a los jóvenes de no ser responsables, pero no son sólo los jóvenes”, dijo.

Romain Arnal, un estudiante de 20 años, es uno de los que se está relajando -y sus precauciones también- en Quiberon. Veranea allí todos los años, y ha retomado un romance de verano con una persona a la que conoció allí hace tres años.

Preocupado por la oleada de contagios, Arnal dijo haber ido a un puesto improvisado de pruebas instalado en Quiberon para contener el brote, pero que la fila era demasiado larga. Las autoridades han instado a todo el mundo a hacerse la prueba, especialmente los asistentes a Hacienda. En una tarea descomunal para la península, que pasa de 5.000 a 60.000 habitantes en verano.

Quiberon ha impuesto las mascarillas obligatorias en algunas de sus calles más transitadas, sumándose a otras localidades turísticas que han endurecido el requisito nacional de llevar mascarillas en espacios públicos bajo techo. También impuso toques de queda nocturnos en playas y parques públicos, temiendo que jóvenes asintomáticos pudieran contagiar a personas con peor salud.

“Confío, o al menos imagino que no tienen deseo de pasar el virus a sus padres, sus abuelos, sus vecinos, tíos y tías”, dijo Faure, el prefecto. “Es extremadamente inoportuno salir de fiesta hoy como en 2019”.

Alexandre Lesage, guía de pesca de 39 años, dijo sentirlo por una generación a la que ve intentando divertirse en los mismos lugares y playas donde él pasó la juventud, libre del futuro incierto que ahora enfrentan los jóvenes en un mercado laboral sacudido por el virus.

“Se les está tratando como a apestados, como si fueran totalmente irresponsables cuando en realidad sólo son jóvenes”, dijo. “No me gustaría estar en su lugar”.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Más de millón y medio de electores se han inscrito para votar en Miami-Dade y decidir, entre otros puestos, el de alcalde condal. Si la elección fuera hoy, ¿por quién votaría Usted? (aparecen por orden alfabético)

Monique Nicole Barley
Esteban Bovo Jr.
Carlos DeArmas
Ludmilla Domond
Daniella Levine Cava
Alex Penelas
Xavier Suárez
ver resultados

Las Más Leídas