viernes 16  de  febrero 2024

La violencia no resuelve los problemas

Fueron traicionados o son ingenuos o tal vez la fogosidad de la juventud los llevó a creer que aliándose con grupos de la derecha colombiana, obtendrían herramientas para luchar contra el régimen venezolano. n

nLorent Gómez Saleh y Gabriel Valle, que decían representar a una ONG llamada Operación Libertad resultaron ser más que solo fundadores de ese grupo. Eran parte de una fachada diplomática y de Derechos Humanos, que pretendía conseguir la solidaridad internacional y dinero para financiar operaciones, estableciéndose en Colombia.

n nDe acuerdo a las investigaciones, ellos planeaban de manera encubierta formar un grupo de idealistas en su país, auspiciado por militares colombianos que les daban adiestramiento para organizar esa fuerza insurrecta.

n nPor coincidencia o no, mantenían una estrecha relación con algunos uribistas y habrían contactado al propio Álvaro Uribe, a quien muchos acusan de patrocinar y apoyar en el pasado a las Autodefensas Unidas de Colombia o paramilitares, que al final son el mismo engendro. Recientemente, en un debate en la Comisión Segunda del Senado, algunos parlamentarios presentaron una larga lista de pruebas en relación con las conexiones de Uribe, en el pasado, con narcotraficantes y grupos ilegales de derecha. n

nEs alarmante que un par de extranjeros hayan engañado a ciertos colombianos haciéndose pasar por luchadores de los Derechos Humanos. Aunque estoy casi convencido que a Uribe no lo engañaron; es posible que sabía del plan, lo cual tendrían que indagar las autoridades. n nSe entiende el agotamiento y el desespero de muchos venezolanos por hallar apoyo de la comunidad internacional, que parece haberles dado la espalda en estos tiempos aciagos. n

nLa crisis que vive ese país suramericano ha llevado a jóvenes valientes a defenderlo de una forma ofensiva, bien sea en protestas callejeras, huelgas de hambre o enfrentando a los comandos bolivarianos fanáticos del chavismo.

Ellos consideran que es la mejor opción para acabar con la injusticia, que va desde la escases de alimentos, la censura, la represión y el encarcelamiento por exigir los derechos básicos de los ciudadanos.

n nLo irónico es que, en contra de todos los consejos equilibrados, democráticos y de derechos civiles y humanos, muchos creen que la rebeldía popular es la alternativa para derrocar al gobierno socialista venezolano. n nLo que demuestra es que hay una creciente inconformidad entre la juventud que teme por su futuro y que está agotada de la retórica de los políticos tradicionales que han dejado de actuar como verdaderos opositores, posiblemente porque temen correr la misma suerte de Leopoldo López de ser encarcelados por el régimen con cargos insustanciales. n

nSin embargo, pase lo que pase en Venezuela, Colombia no puede encubrir acciones militares, ni financiar, ni asesorar a grupos belicosos, porque sería ir en contra de las doctrinas de la república y admitir que la lucha armada es el camino correcto para hacer cambios en nuestras naciones. Entonces el régimen socialista de Venezuela podrían seguir ayudando a los narcoterroristas de las Farc, como lo ha venido haciendo desde hace más de una década. n

nEs importante recordar lo que dijo Martin Luther King que u201cLa violencia crea más problemas sociales que los que resuelve u201d, aunque Jean Paul Sartre creía que u201cLa violencia es injusta según de dónde viene u201d. n

nA pesar del engaño de los jóvenes venezolanos, estoy en desacuerdo con que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos los haya expatriado a su país. Santos tuvo que haber pensado en el riesgo que corren esos estudiantes en una nación polarizada y donde los seguidores del chavismo toman la ley en sus propias manos, mientras el Estado mira para otro lado. n nAdemás, quedó al descubierto que los ciudadanos no se están quedando con los brazos cruzados frente a la infamia del régimen.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar